Finalmente Alcalá no se pudo librar de disputar la promoción por el descenso. La derrota ante Arquitectura (20-17) y la posterior victoria de Aeronáuticos frente a Sanse (20-5), con una de las dos condiciones era suficiente, certificaban una temporada regular para olvidar. El equipo rojillo jugó el ascenso el pasado año mientras que este tendrá que jugar el descenso. Ahora habrá dos partidos a vida o muerte frente a los madrileños de San Isidro por ver quién se queda con la plaza en Primera.

Arrancó Arquitectura con ganas de decirle a Alcalá que no les iba a regalar nada. Un ensayo de tres cuartos en los primeros minutos dejaba a las claras que ese día los rojillos iban a sufrir si querían sacar algo positivo (7-0).

Después un golpe al mentón de cada equipo. Primero, los alcalaínos, por medio de Valentín a la salida de un agrupamiento, acortaba distancias (7-5). Pero después los arquitectos daban la réplica antes de irse al descanso con otro ensayo para dejar las cosas en 12-5.

Alcalá tenía que ir al ataque sí o sí para ganar ese partido. Eso le planteaba descuidar en ocasiones la defensa pero era un riesgo que había que correr. Los rojillos tiraron de delantera para lograr un nuevo ensayo a la salida de un saque de lateral obra de Víctor (12-10).

Después Arquitectura aprovechó uno de los pocos errores en la zaga complutense para irse de nuevo con un nuevo ensayo hasta el 17-10. Después un golpe de castigo transformado a palos por parte de los madrileños aumentaba la renta hasta el 20-10.

Quedaba tiempo y Alcalá estaba jugando sus mejores minutos. Llegó así el ensayo de Ballesteros tras una larga jugada de delantera. Fran esta vez anotó los dos puntos extra y puso a los suyos con una mínima desventaja de tres puntos (20-17).

A partir de ahí se jugaba en campo visitante con posesión alcalaína. En varias ocasiones durante los último cinco minutos los rojillos tuvieron la ocasión de ensayar pero los puntos nunca llegaron y Arquitectura se anotó una nueva victoria.

Ahora Alcalá tendrá que jugar el play off por la permanencia ante los madrileños de San Isidro los próximo fines de semana del 23-24 de abril y 7-8 de mayo. La vuelta se disputará en el Antonio Machado y aunque sea por la permanencia tiene que volver a ser uno de los días grandes de la afición alcalaína que está más acostumbrada a ascensos que a descensos.