El edificio conocido como ‘Bodegas Criado’, una casona solariega del siglo XVI venida a menos, fue durante varios años el caballo de batalla en la defensa del patrimonio histórico de Alcalá de Henares. La desidia y el abandono de su anterior propietario lo redujeron a la ruina, con grave riesgo de desaparecer. Hace algún tiempo cambió de dueño, renaciendo hoy como edificio residencial. Su excelente situación y futuro inmediato, hacen que cause baja en la Lista Roja del Patrimonio Complutense.
Tras el cese del negocio, el inmueble conocido como ‘Bodegas Criado’, antiguo caserón del siglo XVI, situado a espaldas de la Magistral, fue comprado por cierta constructora de Alcalá. Al igual que otros edificios de la misma empresa, su destino inmediato sería el abandono. Lo primero que haría el nuevo dueño sería desmantelar el tejado, dejando la estructura expuesta a la intemperie. Su lamentable situación, la ruina que amenazaba, la desidia del Ayuntamiento, provocaron numerosas reacciones y denuncias públicas. ‘Bodegas Criado’ se convirtió en icono de la triste situación en que se encontraban numerosos inmuebles del casco histórico, abandonados.

Ya en otras manos, se ha podido rehabilitar lo que aún quedaba en pie, con atento respeto por los restos originales. Bajo la experta dirección del arquitecto Carlos Méndez, Alcalá ha recuperado una parte insustituible de su trama residencial urbana.
Desde el Grupo en Defensa del Patrimonio se ve con alegría que este inmueble puede ser eliminado de la Lista Roja, felicitando a arquitecto, propietarios y promotores por la intervención, que debería servir de ejemplo para tantas otras. Quizá no sea perfecta y según el Grupo puede admitir matices; opiniones hay muchas. Pero, asumiendo las pérdidas ya irrecuperables, creemos que se ha rescatado todo lo posible del inmueble original, dotándolo de una nueva vida. Alcalá recupera un bello edificio que enriquece su casco histórico. En el futuro inmediato, será la residencia de una decena de familias, retomando su función inicial como vivienda.
La tarea en Alcalá no ha terminado. En las proximidades de este inmueble sigue aún en ruinas el que fuera antiguo colegio ‘El Porvenir de la Infancia’, con su estructura gravemente dañada. La Galera se está desmoronando;la anterior fábrica de hielos Gallo tiene unn incierto futuro; los molinos están en precaria situación; y yacimientos como La Esgaravita y La Magdalena, son arrasados y urbanizados… Son muchas las asignaturas pendientes. Pero, de este maravilloso mosaico que es Alcalá de Henares, algunas teselas recuperan su brillo y posición. Justo es reconocerlo; aunque sin permitirse bajar la guardia.