Izquierda Unida ha celebrado los días 2 y 3 de abril su asamblea Constituyente de IU Madrid, con la que cierra definitivamente el proceso de reconstrucción de la organización en la Comunidad de Madrid.

Izquierda Unida se reconstruye en Madrid apostando por la Unidad Popular y la movilización. Aprueba un modelo organizativo horizontal y participativo de movimiento social y no de partido. Todos los afiliados de Izquierda Unida en Madrid han podido votar online o presencialmente.

Se elimina la figura del coordinador y la organización contará con dos portavoces:Chus Alonso, alcaldesa de Ciempozuelos por Ahora Ciempozuelos, y Mauricio Valiente, concejal del Ayuntamiento de Madrid por Ahora Madrid, los cuales encabezaban la candidatura ‘Cambiar Madrid – Construir la Unidad Popular’, que ha recibido el 71,54% de los votos.

Las afiliados alcalaínos, entre ellos el coordinador de IU Alcalá, David Cobo, participaron en los debates y valoran muy satisfactoriamente el resultado de la Asamblea.

La asamblea comenzó el sábado con el saludo de Cayo Lara, Coordinador de IU Federal, en cuya intervención expresó que “se abre un nuevo tiempo para la organización en Madrid”. Cayo Lara, que no se presentará a la reelección en la próxima Asamblea Federal, dijo: “Nunca he utilizado el coche oficial del Congreso, ni he viajado en primera, nunca utilicé un céntimo de los 3.000 euros anuales que el Congreso nos asignaba para taxis. Y nunca he ido a contárselo a ningún medio porque creo que es lo normal de alguien de izquierdas. Una izquierda sin ostentaciones, sin brindis al sol, pero presente en los conflictos y en la movilización”.

También intervino Begoña Marugán, representando a Unidad Popular, el movimiento de confluencia impulsado en verano de 2015 junto con el que IU se presentó a las elecciones generales. Así como acudieron representantes internacionales de Palestina, Sáhara Occidental, Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Venezuela y el Kurdistán.

Saludaron también diferentes movimientos de trabajadores movilizados. Trabajadores de Coca-Cola  que dieron el mensaje de su actual situación. “Tras 801 días de lucha, el conflicto sigue abierto. No más sindicalistas presos. Viva la lucha de la clase obrera”. También trabajadores de Telemadrid: “No entendemos que algunos acepten no derogar la reforma laboral del PSOE. Muchos fuimos despedidos por esa reforma y compañeros están pendientes de juicio por defender esos puestos de trabajo. Por eso necesitamos la coherencia que sostiene Izquierda Unida”. Especialmente emotivo fue el momento en que saludó la madre de Alfon, el joven vallecano encarcelado y que ha suscitado un fuerte movimiento solidario. “De parte de mi hijo, desde prisión, saludos antifascistas y revolucionarios”.

A lo largo del sábado se debatieron todas las enmiendas a los Documentos Políticos y Organizativos. El resultado es la apuesta por un modelo organizativo más horizontal y participativo, una organización político social que renuncia  a la estructura de partido clásico. En lo político se busca construir Unidad Popular más allá de los pactos electorales, unidad en la movilización con movimientos sociales, asociaciones, partidos y sindicatos.

El domingo finalizó el proceso de votación siendo la candidatura ‘Cambiar Madrid – Construir la Unidad Popular’ la más votada con el 71,54% de los votos. Mauricio Valiente, nuevo portavoz de la organización junto a Chus Alonso, manifestó: “En Izquierda Unida no queremos ser los portavoces o referentes en ningún conflicto social, queremos ser pueblo trabajador organizado y formar parte de la lucha social, ese es el sentido de un movimiento político y social. El proyecto encabezado por Alberto Garzón representa una apuesta clara por una ruptura democrática, que parta de la movilización de la mayoría social. Podremos tener altibajos en la movilización, podremos tener dificultades en la construcción de la Unidad Popular, pero ese es un camino que no vamos a abandonar”.

El diputado Alberto Garzón participó en la asamblea lanzando un mensaje: “Todos nos afiliamos a IU por ideales, valores que buscan transformar la sociedad. Nuestro objetivo es construir una sociedad mejor, más justa y que cubra las necesidades de la gente. Nuestras preocupaciones no son abstractas, son el desempleo, los desahucios, la corrupción, la sanidad, la educación… no debemos perder de vista nuestro objetivo y debemos fortalecer y adaptar nuestra organización para alcanzar ese objetivo”.

Garzón añadió que “Madrid necesita una organización de izquierdas conectada con el tejido social, no para que nos voten, sino para estar trabajando codo con codo en construir una sociedad más justa”. “Nuestro país no se está disputando una correlación de fuerzas medida en porcentajes, sino que nos disputamos un orden social, y lo que se está construyendo en nuestro país y en nuestra Europa es, sencillamente, una forma de neofascismo que tienen su expresión política más clara en el tratamiento a los refugiados que son víctima del terrorismo. Y eso se construye al mismo tiempo que la precarización y la temporalidad de nuestras propias vidas”.