El Partido Popular de Alcalá de Henares considera que la decisión del tripartito de suspender la licitación para la contratación de la Cabalgata Cervantina “viene a ratificar nuestra denuncia de que las cosas no se estaban haciendo bien”, ha manifestado el portavoz en el Ayuntamiento, Víctor Chacón.

“Nuestro fin ha sido en todo momento garantizar la transparencia y libre concurrencia en un proceso ‘viciado’ por culpa de unas declaraciones de la Concejala de Cultura, María Aranguren, al confirmar que una determinada compañía sería la encargada de llevar a cabo un pasacalles cuya licitación estaba aún abierta”, ha explicado.

El principal objetivo del Partido Popular en este asunto ha sido evitar “una chapuza que iba a ensombrecer la conmemoración del IV Centenario de la Muerte de Cervantes y por la que se hubieran podido enfrentar incluso a la impugnación por cualquiera de los licitadores que, seguro con razón,  podrían haberse sentirse excluidos en un concurso falto de la publicidad debida”.

“Lo que sí lamentamos es la total ausencia de autocrítica por parte del gobierno municipal, culpando a los demás de unos hechos de los que son los únicos responsables”, ha añadido Chacón, “por lo que Aranguren debería hacer una profunda reflexión sobre la forma en la que está gestionando un área tan importante para Alcalá como la de Cultura y Turismo, que acumula una larga lista de despropósitos”.

La sucesión de hechos demuestra “lo poco acertada” –ha dicho Chacón- que ha sido la gestión de Aranguren en el tema del pasacalles cervantino:

–       18 de enero: la Junta de Gobierno Local aprueba el inicio del expediente de contratación, dejando constancia en dicho acuerdo que “el importe dela licitación será objeto de determinación con ocasión de la elaboración de los pliegos correspondientes”.

–       15 de febrero: cuando aún no se han aprobado los pliegos que rigen la contratación ni el importe destinado a la actividad, María Aranguren anuncia, en la presentación de la programación del IV Centenario, que habrá un pasacalles a cargo de la compañía Morboria.

–       11 de marzo: la Junta de Gobierno aprueba por urgencia (sin publicidad, por tanto, ya que el asunto no aparece en el Orden del Día) los pliegos técnicos y administrativos y el importe de la licitación (70.000 euros).

–       18 de marzo: se anuncia la licitación en el Perfil del Contratante de la página web municipal.

–       21 de marzo: más de un mes después de que Aranguren asegurara que Morboria realizaría el pasacalles, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid publica la convocatoria de la licitación. Coincide, además, con la Semana Santa, lo que dificulta la participación de empresas interesadas.

–       28 de marzo: denuncia pública del Partido Popular.

–       29 de marzo: finaliza el plazo de presentación de ofertas a la licitación de la Cabalgata Cervantina (8 días naturales tras la publicación en el BOCM; al coincidir con la Semana Santa, los días hábiles se han reducido a un máximo de cinco).

–       30 de marzo: convocatoria de la primera Mesa de Contratación y decisión del gobierno de suspender la licitación.