Fotografía de Ricardo Espinosa Ibeas

Doce trabajadores de los 16 existentes en el servicio de mantenimiento del HUPA, han demandado a la Consejería de Sanidad por prevaricación y malversación de fondos públicos en la contratación de una empresa para la realización de una gestión de la energía eficiente.

La reacción más inmediata de la Gerencia del HUPA ha sido, de manera discriminatoria, no renovar los contratos de los dos únicos denunciantes con contratos temporales, a pesar de seguir teniendo el mismo volumen de trabajo. Comisiones Obreras del Henares se solidariza con la situación de estos trabajadores y exige una rectificación de la Consejería ya que con dicha actitud vulnera los más elementales derechos de aquellos que ponen en evidencia de manera transparente cualquier irregularidad que pudiese existir en cualquier administración.

Es curioso, que en aras a la prevención del fraude y la corrupción, el Gobierno de la Comunidad anuncie la incorporación de medidas y normativa para garantizar la protección de aquellos trabajadores o trabajadoras que denuncien irregularidades en el Servicio Madrileño de Salud, al mismo tiempo que incumple sus propios compromisos con actuaciones como esta. Así mismo, Comisiones Obreras del Henares manifiesta que no es de recibo que una empresa, que es contratada para realizar una gestión eficiente de las energías primarias del HUPA, termine realizando el trabajo del personal contratado por el Hospital con carácter fijo, estatutario o eventual. Una privatización de lo público que lleva aparejada pérdida de empleo viéndose así mismo, resentida la calidad del servicio.