Era cuestión de tiempo y la espera ha merecido la pena. El Alcalá ha demostrado en el Mariano González de Navalcarnero que es capaz de tutear y vencer a los mejores equipos de la categoría y pelear con ellos por los puestos de Play Off.

El equipo de Fran Blasco ha estado trabajando intensamente durante toda la semana un partido complicado que afrontaba con las bajas de los lesionados Isra, Tomás, Chiloeches, Altares y la obligada de Morato, por tener que ocupar una mesa electoral en las elecciones de este 20D.

Con la victoria entre ceja y ceja, independientemente del rival que tenga delante, el equipo rojillo (hoy de azul y pantalón verde por la imposición arbitral), supo sobreponerse a las adversidades para cerrar el año con una ilusionante victoria que refuerza la moral del equipo y de la afición.

Y todo ello en un choque de altos vuellos que dominó con solvencia en la primera parte el equipo local gracias a su buen juego, profundidad y propuesta ofensiva que ponía en aprietos a un Alcalá que se defendía con uñas y dientes ante las acometidas locales durante casi media hora de ataque constante. Pero el Alcalá no se decomponía gracias a un Juancho que, una vez más, volvía a aparecer cuando el equipo más lo necesitaba con dos grandes intervenciones en la primera parte hasta que en el minuto 21, un balón perdido en el área del Alcalá que, después de golpear en el larguero, le caía en los pies a Adrián Mora para poner al Navalcarnero por delante en el marcador (1-0). El Alcalá no encontraba la reacción e incluso Molino tenía que abandonar el terreno de juego con molestias en la espalda, obligando a Fran Blasco a dar entrada a Jorge de la Cuerda cambiando todo el dibujo táctico sobre el terreno de juego. Un movimiento magistral que en la segunda parte sería decisivo. Pero el merecido gol local encontró respuesta al filo del descanso gracias de nuevo a un espectacular Mateo que de nuevo se echó el equipo a sus espaldas para sacar la calidad que atesora y botar una magistral falta que ponía el empate en el marcador (1-1) justo antes del descanso.

Tras el intermedio, la situación dio un vuelco radical. La entrada de Palacios al terreno de juego le dio al Alcalá el referente ofensivo que necesitaba para con su movilidad dar protagonismo al centro del campo rojillo que, entre líneas, hacía daño a un desconocido Navalcarnero que poco a poco se fue diluyendo en el partido ante el empuje del Alcalá. La defensa se mostraba impecable en el juego aéreo, el centro del campo trabajaba con intensidad, Palacios rondaba el gol, Lombán y Koke García se ofrecían con peligro por las bandas y a Mateo le anulaban injustamente un gol por supuesto fuera de juego (VER AQUÍ). Pero sería De la Cuerda el que se colaba en la fiesta rojilla para rematar primero de cabeza en el minuto 71 un buen envío al área de Sergio Hdez (1-2) (VER EL GOL), y después remachar la faena con otro balón entre líneas al área, sentenciando practicamente el choque con el definitivo (1-3) en el minuto 74 ante un Navalcarnero que quedó noqueado pese al ejemplar empuje de su afición desde las gradas hasta el pitido final.

Con el equipo de Fran Blasco haciendo piña entorno a la victoria (VER), y después de que Koke García fuera expulsado por doble amarilla tras una confusión arbitral al ser sustituído, el equipo cierra el 2015 con una balsámica victoria que intentará hacer buena en El Val en el primer partido del 2016 contra el Atco. de Pinto en lo que sería la escalada hacia el Play Off de ascenso antes de que termine la primera vuelta.

FICHA DEL PARTIDO

CDA NAVALCARNERO, 1:  Olmedo, Alonso (Chema Moreno), José Antonio, Álex, Sergio, Adrián Mora (Chengue ), Oscar, Nevado, Berodia, Ónega, Joaquín (Moha).

RSD ALCALÁ, 3:  Juancho, Molino (De la Cuerda), Rafael, Juli Ferrer, Sergio Hdez, Mancera, Maikel, Lombán, Mateo, Koke (AA-R) (Valcárcel) y Diego (Palacios).

GOLES 1-0 Adrián Mora (20); 1-1 Mateo (45); 1-2 De la Cuerda (71); 1-3 De la Cuerda (74).

ÁRBITRO: Vázquez González. Expulsó a Koke García una vez había sido sustituido después de indicarle él mismo que entrara al terreno de juego después de ser atendido en la banda tras una lesión y sin que el árbitro y el jugador se dieran cuenta de que había sido sustituído.

INCIDENCIAS: Estadio Mariano González ante unos 700 espectadores con presentación de todos los equipos de cantera.