Creo mi espíritu inquieto no debería de dejar pasar lo que yo considero puede ser primera mancha– por lo menos que yo tenga conocimiento- de la actual gestión municipal. Acabamos de superar recientemente los primeros 100 días de gobierno, y la tolerancia del buen rollito debe quedarse ahí.

También vaya mi respecto por delante a todos los clubes deportivos locales, cuyo trabajo creo que nunca ha sido lo suficientemente reconocido.

Ya lo he manifestado en otras ocasiones, de la misma manera que un adulto es lo “que queda de un niño”, un deportista de élite – o amateur- es el resultado de un trabajo oscuro y nunca reconocido. Las precarias condiciones en las que con frecuencia  llevan a cabo su trabajo las escuelas deportivas locales no necesitan de zancadillas adicionales.

Creo que el trabajo que han llevado a cabo los concejales populares ha sido atinado. Han buscado y rebuscado, – y pueden haber encontrado- y han preguntado, que es lo que hay que hacer.

No voy a ser yo el que desvele los existentes – o no- intríngulis que han llevado al cabreo del Club Baloncesto Alcalá por la adjudicación de las subvenciones. También creo que estas circunstancias -de ser ciertas- pondrían en entredicho el trabajo del Club Juventud Alcalá, de muy dilatada historia en nuestra ciudad, y muy respetado en todos los ámbitos.

El señalado en este caso, no es otro que Alberto Blázquez, segundo teniente de Alcalde de la ciudad, y responsable del área de deportes, que debería aclarar punto por punto las circunstancias denunciadas por el Club Baloncesto Alcalá.

La higiene política es importante en todos los ámbitos, tanto deportivos, como políticos y sociales. Todos esperamos que Alberto Blazquez haga gala de la oportuna higiene política y aporte las aclaraciones necesarias.

 

Lo de siempre

Tenemos lo que nos merecemos

 

El Alcalaíno Impenitente

 

elalcalainoimpenitente@outlook.es