Tras la aparición en distintos medios de varias informaciones referentes a un supuesto ataque sufrido en la noche del pasado sábado por el grupo de acampados en las ruinas de la iglesia de Santa María, en el que al parecer unos desconocidos quemaron alguna pancarta, el equipo de Gobierno municipal vuelve a hacer un llamamiento a la responsabilidad de los organizadores de este acto y les invita a reconsiderar las ofertas de diálogo y trabajo en común que se les han trasladado desde el Ayuntamiento en reiteradas ocasiones.

Desde el Consistorio se insiste, una vez más, en que las personas acampadas que requerían alternativas habitacionales están siendo atendidas por los Servicios Sociales desde el primer momento y ya cuentan con soluciones de emergencia frente a sus problemas habitacionales.

En este contexto resulta complejo entender las razones que llevan a los responsables de esta movilización a mantener un acto de protesta para el que ya se están implementando soluciones y que, según ellos mismos señalan, está poniendo en peligro la integridad física y la seguridad de los acampados. Más aún cuando no consta presentación de denuncia alguna en comisaría en la que se pusieran estos hechos en conocimiento de la autoridad competente.

El nuevo equipo de Gobierno insiste, como lo ha venido haciendo desde el principio, en la necesidad de tender puentes y construir caminos junto a todos los movimientos sociales para solucionar los graves problemas que afectan a buena parte de la ciudadanía. En especial cuando la llegada de nuevas alternativas políticas al Ayuntamiento de Alcalá representa importantes cambios en numerosos aspectos, fundamentalmente aquellos que tienen que ver con la planificación y aplicación de programas de protección social, inexistentes durantes los últimos doce años.