El Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA) de Alcalá de Henares ha conseguido una reducción de más del 70% en el número de infecciones de prótesis articulares provocadas por la bacteria Estafilococo dorado. Esta bajada se ha mantenido hasta ahora, con el consiguiente ahorro de gasto sanitario, desde 2011.

En enero de ese año, la Sección de Asistencia Compartida e Interconsultas de Medicina Interna empezó a aplicar, en colaboración con Cirugía Ortopédica y Traumatología, un programa de detección y tratamiento de la colonización por este microbio.

Su implantación se produjo después de comprobar que la complicación más grave que puede suceder cuando se coloca una prótesis de cadera o rodilla es que se infecte. “Aunque es poco frecuente, se produce en el 2%-4% de todas las prótesis implantadas (más de 400 cada año) y su aparición provoca muchos problemas al paciente y un alto gasto sanitario”, explica el doctor Eduardo Montero, responsable de esta Sección de Medicina Interna.

Casi la mitad de estas infecciones (el 45%) son debidas a este tipo de estafiloco, que se encuentra en las fosas nasales y la piel de una cuarta parte de la población general. Las infecciones de prótesis articular por este germen provocan que el enfermo vuelva a ingresar en el hospital y sea reoperado una o dos veces más, que haya que retirar una de cada tres prótesis colocadas y que tenga que recibir antibióticos durante más de 150 días.

Montero calcula que “el coste económico extra por cada infección oscila entre los 50.000 y 100.000 euros”. “Por todo ello”, añade este doctor, “cualquier medida que prevenga estas infecciones es muy beneficiosa para los pacientes y para el sistema sanitario”. En el otro lado de la balanza, el coste total anual en material y fármacos de este programa es de menos de 2.500 euros.