Etiquetas

, ,

Publicado en la Información de Madrid el 4 de Abril de 1994. Escrito por Rosa María García.

Es casi imposible pretender que Javier hable en serio. Lo suyo, faltaría más, es la charla-cómica: “Empecé en los testículos de mi padre, de ahí pasé a la tripa de mi madre y, cuando nací, ya llevaba las cartas en las manos”.

Javier Sánchez Miguel solo tiene 16 primaveras  y es el mago más joven del mundo, aunque este calificativo, con el transcurrir de los años, comienza a pesarle. Prefiere que se le conozca como el “Mago Charlie”. Hace cuatro años que cambió los libros de administrativo por las cartas y decidió dedicarse a”ilusionar a la gente mayor” a través de la magia de escenario.

Vestido con unos pantalones muy anchos, una camisa de seda y una inseparable gorra de motorista “Harley Davidson”, Charlie se presenta ante el público dispuesto a que todos participen en su espectáculo. Es inventor de sus propios juegos y dedica una media de cuatro horas diarias a ensayar. “Soy autodidacta y tengo que ensayar muchas horas si quiero innovar y crear mi propio estilo, explica.

Su mayor obsesión es crear efectos nuevos, pero utilizando elementos sencillos. “Hacer desaparecer una estatua no tiene nada de original, porque ya se ha hecho con la Estatua de la Libertad o con un avión cargado con 100.000 pasajeros”, advierte Charlie, que dice saber cómo hacerlo. “Entonces, ¿por qué no hacer desaparecer un juego de medias del bolsillo de un espectador de la sala?”, añade convencido.

Un juego de medias, dos muñecos desnudos “que me ayudan a pasar las cartas de un montón a otro”, esposas, relojes y pistolas son algunos de los instrumentos con los que este joven mago trabaja. “Ahora estoy detrás de un cartón de bingo gigante. El único problema es que saldría muy caro”.

Charlie reconoce que para su edad vive muy bien. Todavía no se ha independizado – vive con sus padres y con su hermana -, pero todo lo relacionado con su profesión se lo paga él. “Me estoy haciendo a vivir solo para el día que, por desgracia, me falte mi familia no me pille por sorpresa” Dedicarse a la magia como profesional también tiene sus inconvenientes. El principal, según el “Mago Charlie”, es la inestabilidad del oficio, que obliga a distribuir bien las actuaciones. “Los tres primeros meses del año son los peores. En abril comienza la buena racha y en el verano haces el agosto”

UN ‘CURRICULUM’ MUY APAÑADITO

EL MAGO más joven del mundo dispone ya de un buen curriculum vitae  de presentación -caso error- que con 16 añitos no da tiempo a gran cosa.

NADA MÁS lejos de la realidad; el joven Charlie ha sido galardonado en varias ocasiones en concursos de magia, ha escrito un libro, también ha trabajado con el humorista Eugenio (¿saben aquel que diu?) y ha colaborado con el “Profesor Lupilla”, el mago que se dio a conocer a través de “La merienda”, el programa juvenil vespertino de Antena 3 Televisión.

HASTA QUE llegue el verano y encamine sus pasos hacia la costa, que es donde más y mejor se trabaja, este peculiar mago actúa todos los fines de semana en un pub  de Alcalá de Henares, donde hace las delicias del sorprendido respetable.

MIENTRAS PASAN los días, el Charlie investiga el que será, sin duda, su mejor truco de magia: “Hacer desaparecer a la mujer de otro y que aparezca en mi habitación”. El mejor, y para él, muy probablemente, el más provechoso, al menos a juzgar por el brillo que se apodera de su mirada cuando realiza rotundas aseveraciones como  ésta.