Los siempre escalofriantes e incomprensibles datos sobre las consecuencias de la violencia de género están alcanzando en este mes de julio cotas apabullantes. En el tiempo transcurrido desde el día 1 hasta hoy, día 17, ya se ha contabilizado un crimen de esta naturaleza cada dos días.

De ahí que Somos Alcalá haya manifestado su más firme rechazo a estos abominables hechos y haya hecho un llamamiento a los representantes políticos locales y a la ciudadanía a movilizarse en contra de esta terrible lacra social. Según Somos Alcalá, ninguna sociedad civilizada puede, ni debe, permitirse acarrear con las atrocidades que dimanan del terrorismo machista. Un tipo de violencia vil y despreciable como todos, pero que en su caso alcanza niveles de crueldad difícilmente imaginables. La denuncia continua en los medios de comunicación de este tipo de crímenes parece no ser suficiente para espolear conciencias y mover a la acción en contra de estos asesinos silenciosos y cobardes. Asistimos a “la más vergonzosa violación de los Derechos Humanos” según ha señalado la ONU.

Según Somos Alcalá, la sociedad no puede permanecer impasible frente a esta barbaridad inhumana y debe pasar a la acción. Es preciso crear conciencia dentro de la inteligencia colectiva para acabar con esta pandemia mundial. Según Somos Alcalá, los ciudadanos no debemos permitir que el exceso de este tipo de hechos nos lleve a la indiferencia. Somos Alcalá condena sin paliativos estos asesinatos y hará todo lo posible para contribuir decididamente a acabar con la violencia de género.

Este es un gravísimo problema de índole social de primer grado. Está junto a nosotros y nosotras, en las miradas y gestos que nos acompañan cada día. Se ha mimetizado en la normalidad cotidiana, desde pequeñas actitudes aparentemente sin importancia, hasta las funestas consecuencias de la tortura doméstica y el asesinato. Según Somos Alcalá, sólo la unidad de todas y todos podrá acabar con este mal. Juntos podremos hacer desaparecer esta vergüenza para siempre. Sumémonos a esta lucha.