Etiquetas

, ,

El profesor del departamento de Economía de la facultad de Ciencias Económicas, Empresariales y Turismo de la UAH, José Carlos Díez, afirma que la combinación de la crisis griega en Europa, y la crisis de las bolsas en China ‘es una bomba de relojería’.

José Carlos Díez advierte del riego de las medidas adoptadas por el gobierno chino, que ha prohibido durante los próximos 6 meses la venta de acciones a cualquiera que tenga más del 5% de una empresa, y las califica de ‘inéditas y perjudiciales’, porque considera que ‘tendrá efectos duraderos y dificultará que las empresas puedan financiarse en la bolsa como lo hacen sus competidoras americanas o europeas’.

En su opinión, la crisis bursátil en China es fruto de ‘ventas en pánico después de que la bolsa doblara su valor desde enero hasta mayo. En junio y julio se ha desplomado un 30%, volviendo a niveles de abril. La economía china y los beneficios empresariales se desaceleran y la subida no estaba justificada. Todo era una burbuja y ahora se está pinchando’.

Una burbuja desinflándose que puede afectar, sobre todo, a la inversión empresarial. ‘Las empresas chinas están muy endeudadas y esa bajada de la bolsa dificulta su acceso al crédito y encarecerá el coste de financiar su deuda. Por lo tanto el impacto es negativo sobre el PIB y el empleo, aunque en menor medida que si fuera en EEUU o Europa’.

Y, de paso, también puede arrastrar a la economía mundial porque, aunque de momento la situación bursátil china no es muy visible en el resto de los parqués ‘la clave es que la inestabilidad se contagie a la bolsa de Nueva York y de allí al resto de bolsas mundiales. De momento el contagio es mínimo, pero el riesgo existe y hay que gestionarlo activamente’.

Por eso estima que ‘Europa debería pedir al gobierno chino mayor diligencia en resolver su crisis, ya que la combinación de la situación griega y la crisis bursátil china es una bomba de relojería’.