La militancia popular también ha dejado patente su profundo malestar con las declaraciones de Javier Bello. En la imagen un post de José María Bouso Requejo, histórico militante popular que se ha convertido en uno de los principales azotes de Javier Bello en las redes sociales

(Editorial) Según manifestó el propio Bello el pasado Viernes, los alcalaínos han sido burdamente engañados y sus intereses saqueados con su pleno conocimiento. Bello incluso, para rizar el rizo, se digno a formalizar acuerdos siendo plenamente consciente de la lesividad que implicaban para con la ciudad.

Las declaraciones de Javier Bello no pueden quedar ahí. Javier Bello tiene que dimitir como portavoz del Grupo Popular y Presidente del Partido Popular de Alcalá de Henares, porque desde el momento que ha elegido superponer su interés personal al público, ha perdido cualquier tipo de legitimación como representante público de los complutenses.

Los Complutenses ya decidieron en los pasados comicios locales que Javier Bello no debía ser su Alcalde -nunca ha sido elegido como tal en las urnas-, pero ahora debe ser el Partido Popular de Madrid el que tome cartas en el asunto, máxime si se confirma que uno de los encausados en el procedimiento, tuvo el atrevimiento y los medios – según denuncian los socialistas de Alcalá- de estar presente en la toma de posesión de la nueva presidenta regional, Cristina Cifuentes.

Anuncios