Uno de los detenidos asistió como invitado a la investidura de Cristina Cifuentes.

El PSOE de Alcalá de Henares considera inauditas las explicaciones públicas ofrecidas por el Partido Popular sobre la presunta trama de corrupción en torno a la Concejalía de Festejos en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

De conceder credibilidad a los argumentos del PP, habría que asumir que Javier Bello, alcalde de Alcalá, se olvidó que era alcalde y denunció a título personal en una comisaría de Madrid una presunta trama de corrupción en el Ayuntamiento que él mismo presidía y que afectaba a sus propios compañeros de partido. Y, por si fuera poco, conociendo estas supuestas irregularidades siguió manteniendo en su puesto a los concejales afectados.

Para Alberto Blázquez, Secretario de Comunicación del PSOE alcalaíno, “no cabe duda de que, de ser ciertas estas explicaciones, el comportamiento de Javier Bello es absolutamente extravagante en un cargo público de máxima responsabilidad municipal”. Los socialistas no se fían de las explicaciones de Bello y le piden al actual portavoz municipal del Partido Popular que haga pública la denuncia que hizo en su día y en la que se puedan comprobar los hechos denunciados.

El PSOE considera que el primer compromiso de un alcalde es con los vecinos y vecinas y que si tiene conocimiento de que se están cometiendo irregularidades que pudieran ser delictivas, debe, como alcalde, ponerles fin de inmediato, cesar a los concejales afectados y evitar mayores perjuicios a los intereses del Ayuntamiento. Las explicaciones ofrecidas sobre por qué mantuvo en su puesto a la concejala de Festejos tampoco son consistentes para los socialistas alcalaínos. Lo más grave es que conociendo los hechos y habiendo efectuado la denuncia, la Junta de Gobierno presidida por Javier Bello y a propuesta del Primer teniente de Alcalde, Jesús Domínguez, firmó un convenio con Albahaca Eventos en diciembre de 2014.

Por tanto, al no haber actuado de esta forma cabe sospechar que lo que el alcalde de Alcalá y presidente local del PP, Javier Bello, pretendía en realidad era salvar su responsabilidad personal y, al mismo tiempo, no perjudicar ni su candidatura ni las opciones electorales de su partido a ocho meses de las elecciones. Para el Secretario de Comunicación de los socialistas, no cabe duda de que Bello cometió “fraude político” al presentarse a unas elecciones ocultando deliberadamente a los vecinos y vecinas de Alcalá esta presunta trama de corrupción.

O esto, o hay más cuestiones de fondo que todavía no han sido desveladas. El hecho de que los militantes del PP involucrados en esta presunta trama de corrupción no hayan sido suspendidos de militancia ni se haya anunciado la apertura de expedientes puede, en nuestra opinión, apuntar en esa dirección”, señala Blázquez.

De hecho, los socialistas complutenses no terminan de comprender cómo una persona que acaba de pasar tres días detenido declarando sobre el caso, asista como invitado a la investidura de Cristina Cifuentes. La colaboración de esta misma persona en la campaña electoral del PP madrileño es otro de los aspectos que deben aclararse con urgencia.

Por estas razones, ante las dudas que siguen planeando sobre las circunstancias de esta presunta trama de corrupción y ante la débil reacción del PP de Alcalá, los socialistas exigen a la dirección regional del Partido Popular que ponga el máximo empeño en ofrecer explicaciones creíbles que disipen cualquier duda sobre esta situación. “No podemos entender ni aceptar que el PP haga de los intereses de los alcalaínos y alcalaínas una pieza de juego en su tablero político interno” señala Blázquez.