Etiquetas

, , ,

Fotografía de Ricardo Espinosa Ibeas

Considero lógico iniciar la crónica política de la legislatura por el Pleno de investidura. Como todos los alcalaínos que han estado interesados, he tenido ocasión de presenciar el Pleno mediante el vídeo de Somos Alcalá.

Hay cosas que me han gustado y otras no tanto – evidentemente como soy un pringadillo mi criterio es uno más-. En general se percibe un espíritu de cambio, que espero sea constructivo.

Empiezo por una de las cosas que no me han gustado, aunque de momento sea un simple gesto. Considero un error – evidentemente es mi criterio- la coletilla empleada en su toma de posesión por parte de los concejales de “Somos Alcalá”. Creo que las instituciones deben ser gestionadas para los vecinos, de forma que éstos – los vecinos-  puedan beneficiarse del buen hacer de sus gestores;  pero devolverlas a “los vecinos”, es  lo mismo  que decir que mi ciudad es una “comuna“, y mal empezamos, porque sería lo mismo que decir, que la llegada al Ayuntamiento de los chicos de Somos Alcalá, ha sido como la “toma de la Bastilla”, periodo que luego sería seguido de las diferentes “convenciones” – donde nos encontramos ahora-  para acabar en el “directorio” periodo que espero no llegue a cuajar porque no me gustaría ver como los Domingos, en lugar de gente tomando el vermouth nos encontrásemos en la Plaza de Cervantes con una jauría humana pidiendo árnica y cabezas rodando bajo la estatua forjada por Nicolí del hijo más ilustre de la ciudad.

Espero que el gesto de los chicos de “Somos Alcalá”, no deje de ser un brindis al sol, – en la medida de lo posible- y que el tiempo madurará y moderará sus formas de actuar. Esperemos que estos chicos sean honestos en sus postulados, y realmente hagan lo que han anunciado, empezando por reducir los multimillonarios salarios en la administración local, y con eso no me refiero a los salarios de los políticos – que también- sino a los multimillonarios salarios de muchos funcionarios del consistorio que han utilizado los codos para quitarse de enmedio políticos perezosos haciendo así valer economicamente su posición.

Creo que pasar de la nada a conseguir más de 18.000 votos es algo que no puede pasar inadvertido en una ciudad como Alcalá y de ahí mi felicitación a todos ellos. Internamente siempre he apostado porque sería Brianda Yañez la que encabezaría candidatura, y quiero creer que ha sido su bisoñez en la ciudad la que ha pesado sobre ella – aunque entiendo que la buena capacidad de Alberto Egido también habrá sido concluyente- a la hora de ser número 2.  Creo que el cliché de “garrapiñado” es un absurdo marchamo acuñado en la ciudad, marchamo que considero excluyente y discriminatorio; por eso creo que cualquiera que quiera trabajar con honestidad por la ciudad – sin buscar en ella su mina particular- debe ser bien recibido, con independencia de su origen geográfico.

También felicito a mi siempre fiel lector y atento corrector “escombros”, que ha logrado rascar plaza de “concejata”, esperemos que también modere su perfil “radical” en aras del sentido común. Estaría bien  que a partir de ahora utilizase su formación “histórica” en beneficio de la ciudad, y no sólo para enmendar mis letras. A estas alturas de la jugada, todo el mundo puede haberse dado cuenta de que la historia es para mí, “la madre de todas las ciencias”, y creo que la única exacta, porque siempre se repite, por eso hay que buscar en la historia la explicación para muchos de los males actuales.

Me gustó mucho Rafael Ripoll, no voy a negarlo, se mantuvo en su sitio y no ha  movido ni un ápice su línea política desde que llegó al consistorio. Creo también antidemocráctico y discriminatorio el cordón sanitario que se ha ejercido contra España2000, y siento dolor en el alma por el vacío que han sufrido los cinco mil y pico votantes que han respaldado esa opción. Creo que sería igual de democrático hacer un cordón sanitario sobre “Somos Alcalá”. Considero absurdos los remilgos de la guerra civil que todavía atesoran muchos españoles. La guerra pasó y también la transición, y si todavía continuamos buscando ganadores y perdedores…….; es que algo ha funcionado mal. Muy mal el cordón sanitario.

Muchos dirán…. que si el impenitente es un facha, otros dirán……. que si el impenitente es un rojo….. y yo sólo se que no sé nada y que ni yo mismo sé lo que soy, pero estoy convencido de que el sentido común tiene que prevalecer sobre las ideologías.

Pili estuvo en su sitio, ahora es la “chica buena” de la izquierda complutense. Pues borrón y cuenta nueva, que así sea. No le saco pegas a su discurso.

Me defraudo profundamente Miguel Angel Lezcano. Me gusto su propuesta para trabajar en común con toda la corporación, pero ¡¡¡Coñoooó!!! una cosa es soltar el discurso institucional de inicio de la legislatura, y otra muy distinta estar de cañas con los amiguetes en la barra de un bar……………. creo que sobra, las formas tienen un mínimo y tiene que pulirse………

Me pareció lamentable el abucheo generalizado que recibió Javier Bello, aunque creo que su discurso estuvo a la altura de la pitada, pero el respeto al diálogo debe prevalecer. El discurso de Javier Bello  denotó rencor, resentimiento, frustración……… Parece que el único que no se había enterado de lo que se le venía encima era él, que ha rascado 8 concejales por el miedo del voto útil – habría que ver si no existiese el voto útil del miedo a los otros-…………..¡¡¡ pobrecito!!!, que le han quitado la Alcaldía poniéndose de acuerdo entre todos ellos. Acuerdos, acuerdos, acuerdos, ¡dichosos papeles! esos que todo lo soportan. Berrinches,…. berrinches, de niño pequeño al que le han quitado un juguete que no es el suyo.

No voy a entrar en la justificación sobre su legitimidad, pero andar por ahí lamentándose por no “ser profeta en su tierra……..” dice poco en su favor. Atrás quedaron esos momentos en los que desde la administración local se insinuaba que la ciudad estaba sucia porque eramos unos guarros y piropos e improperios varios que nos han sido lanzados desde el consistorio. De aquellos barros vienen estos lodos, y de ahí que el Sr. Bello no goce de buenos predicamentos en la ciudad.

Fui el primero, o de los primeros que dijo que Bello no tenía mimbres para estar donde le habían dejado – cierto, donde le habían dejado, porque cuando ha sido él el encargado de currárselo se ha quedado fuera – según Bello “apartado a la fuerza”-. Creo que no es lugar de apelar institucionalmente a la pataleta de la derrota. Mal muy mal por Bello, aunque ya lo he dicho, sobraba la pitada; tolerancia y diálogo ante todo.

Sobre Javier Rodríguez, pues en su sitio, veremos donde se deja llevar, y veremos donde nos lleva.

Lo de siempre

Tenemos lo que nos merecemos, nunca mejor dicho porque lo acabamos de votar.

El alcalaíno impenitente

elalcalainoimpenitente@outlook.es