Fotografía, Ricardo Espinosa Ibeas

El Partido Popular de Alcalá de Henares califica de “tomadura de pelo” y de “vergonzosa pantomima” el Acuerdo de Propuestas de Cambio pactado entre PSOE y Somos Alcalá. Según el PP, el acuerdo es un engaño a los vecinos de Alcalá de Henares, ya que según ellos,  ¿Dónde están las famosas “líneas rojas”? Invitamos –dicen desde el PP- a los votantes de Somos Alcalá a que lean el acuerdo con el PSOE, porque se darán cuenta de que no queda apenas nada de ese “cambio” tan anunciado. La tan publicitada “línea roja” de la rebaja los sueldos de concejales y asesores no figura como uno de los 432 puntos del acuerdo, sino que se limita a figurar en un anexo en la última página.

El PP presentará el próximo sábado la candidatura de Javier Bello a la Alcaldía, postura legitimada por ser la lista del PP la más votada en las pasadas elecciones.

Tomadura de pelo

El acuerdo es, en su totalidad, una tomadura de pelo, explican desde el PP complutense, porque casi todas las “supuestas” propuestas de cambio se refieren a medidas que ya existen en Alcalá de Henares (www.ayto-alcaladehenares.es) o que no dependen del Ayuntamiento.

La mayoría de las propuestas se refieren a la posibilidad de “estudiar” y “analizar” asuntos que, en muchos casos, nada tienen que ver con la gestión municipal. No hay medidas concretas ni firmes. Ni cambio alguno:

Hay, sin embargo, a juicio del Partido Popular, un profundo desconocimiento de la realidad de Alcalá de Henares y de los servicios que el Ayuntamiento presta a los vecinos. Es lamentable, por ejemplo, la ignorancia en cuanto al área de Servicios Sociales, desprestigiando incluso a los trabajadores sociales y poniendo en duda su capacidad para atender correctamente a los vecinos.

Y es ofensiva la definición de algunas de las actividades culturales más valoradas al asegurar, por ejemplo, que es necesario “dignificar” las representaciones del Don Juan en Alcalá.

Desde el PP de Alcalá, además, salen en defensa de los trabajadores municipales, porque el acuerdo entre PSOE y Somos pone en duda continuamente su profesionalidad y capacidad de trabajo.