(Editorial) Este Domingo, los alcalaínos acudiremos a las urnas. Por primera vez en mucho tiempo podremos valorar opciones de gobierno de muy variado y distinto signo, y también podremos elegir si queremos que los políticos que dirijan nuestros destinos, sean políticos honestos.

La legislatura que dejamos atrás, no ha sido diferente a otras, salvo porque hemos tenido que presenciar como algún que otro actor ha participado de nuestra vida, y de nuestras decisiones sin haberse sometido a las urnas. Los alcalaínos no podemos culparnos por el desenlace de los múltiples problemas que asolan la ciudad ; “No es culpa nuestra, nosotros no le votamos”, podemos decirlo orgullosos, porque ninguno de nosotros ha sido partícipe del desaguisado.. Eso es hasta este Domingo.

Ahora si que estamos obligados a  optar por políticos honestos,- a priorí- por lo menos podremos votar lo que nosotros consideramos honestidad. También podremos elegir políticos que basan sus actuaciones en “papeles que lo aguantan todo”. Es difícil encontrar justificaciones a frases como ésta; dicen mucho de la talla moral e intelectual de la persona que la pronuncia. Política y Moral deben ir siempre indisolublemente unidas, y el “todo vale en política”, ha dejado una profunda huella en la sociedad española durante los últimos años.

De ahí que los Complutenses tendremos este Domingo que invocar a nuestro sentido común, y sobre todo ser responsables con nuestro voto.

Alcalá y los alcalaínos nos merecemos políticos honestos que adopten decisiones sensatas por nuestra ciudad. No podemos defraudar a Alcalá de Henares.