Etiquetas

, , , ,

Avendaño: “Se trata de un nuevo episodio del capitalismo de “amiguetes” que tanto gusta al Partido Popular”

 El portavoz del Grupo Municipal Unión Progreso y Democracia (UPyD), Anselmo Avendaño, ha denunciado que Javier Bello aprobó el proyecto de ciudad deportiva presentado por el Atlético de Madrid, en solo dos días y sin realizar ningún estudio sobre como puede afectar este nuevo proyecto a la III Ciudad Deportiva de Espartales, que ha costado casi 26 millones de euros de dinero público. De acuerdo con la documentación facilitada por el Partido Popular, con fecha 25 de febrero de 2015, Miguel Angel Gil Marín solicita, en nombre del Atlético de Madrid, la utilización privativa del dominio público de una parcela situada en el barrio de Espartales, justo en frente de la Ciudad Deportiva de Espartales, aún sin abrir. Al día siguiente, recibe el informe favorable del Arquitecto Municipal y Javier Bello la incluye entre los puntos del orden del día, para su aprobación en la Junta de Gobierno celebrada hoy lunes.

Avendaño ha mostrado sus dudas sobre la rapidez con que se ha tramitado un proyecto de gran complejidad como este, en tan solo dos días. De la documentación facilitada, se desprende también que el Partido Popular no ha realizado ningún estudio sobre el impacto que tendrá la apertura de una nueva ciudad deportiva privada, justo al lado de otra, realizada con dinero público y que lleva once años cerrada.

Avendaño ha declarado que “no parece muy lógico que te exijan 30 días de antelación para poner una simple mesa informativa, y luego, proyectos como este, de gran complejidad, y que pueden afectar gravemente a la ciudad, se despachen en solo dos días. Tampoco es muy normal que tras once años cerrada la Ciudad Deportiva de Espartales, la gran promesa electoral del PP en 2015, sea una nueva Ciudad Deportiva realizada con dinero privado”.

 UPyD exige que se priorice la apertura con personal municipal de la III Ciudad Deportiva de Espartales, tal como estaba contemplada en el proyecto original, dotándola de los recursos materiales suficientes para que pueda funcionar a pleno rendimiento y se garantice a los vecinos de este barrio la práctica de actividades deportivas, en las mismas condiciones que el resto de Ciudades Deportivas municipales.