Etiquetas

,

Javier Rodriguez Palacios, aspirante socialista a la Alcaldía de Alcalá, ha publicado en su blog el siguiente artículo de opinión:

Hay algunos políticos locales, aspirantes al Salón de Plenos, que saben muy poco de Alcalá. Muy poco. Sin embargo hablan tranquilamente de “cambio”.

Hace poco le preguntaban en una emisora de la ciudad a uno de estos nuevos líderes sobre su proyecto para Alcalá y su respuesta fue, más o menos: “tenemos líneas de trabajo por áreas, pero programa, no podría decirle…”. Y estamos a 100 días de las elecciones.

Si la misma pregunta se la hubieran hecho a cualquier vecino o vecina de muchos barrios, no cabe duda que hubiera tenido una respuesta mucho más consistente: que limpien las calles, que abran la ciudad deportiva de Espartales, que haya más seguridad, que apoyen más a las familias con niños, que haya más trabajo…

Lo que para algunos es un eslogan, para otros es una convicción y un compromiso. Los que dicen que Alcalá tiene que cambiar pero no saben decir en que consiste ese cambio, conforman también una especie de casta: la de los nuevos demagogos, dicho esto en el sentido clásico y no peyorativo del término, esto es, los que razonan con argumentos engañosos.

Vamos a crear un proyecto que aúne corazón y cabeza, que afronte los retos que Alcalá necesita

CLICK TO TWEET

Para cambiar de verdad las cosas hay que conocerlas muy bien y, sobre todo, hay que saber qué se quiere hacer. Dicho de otro modo: hay que conocer la ciudad y sus problemas: lo que funciona bien y lo que no, los recursos que hay y los que no, lo que son competencias locales y lo que no, lo que se debe negociar con la CAM y lo que no, lo que depende el Estado y lo que no… Pero también hay tener un equipo capaz de tomar decisiones y de hacer que las cosas pasen: gente preparada que ha salido de los barrios de nuestra ciudad y que durante cuatro años, como concejal/a, será un directivo público que tiene que hacer su trabajo. Y aún así, conociendo los problemas y teniendo un buen equipo, todavía falta lo más importante: tener una idea de ciudad, marcar el rumbo, decidir qué ciudad queremos en 2025.

Y aquí si que hay diferencias. El Partido Popular apostó por una ciudad residencial recalificando suelo industrial para hacer viviendas. Cambió puestos de trabajo por viviendas… vacías. Este modelo nos ha hecho más pobres, mucho más pobres y es el mejor ejemplo de cómo se puede degradar un modelo de ciudad que los socialistas sí hemos tenido claro desde 1983 cuando el Convenio Multidepartamental apuntaba a un modelo de crecimiento en el que era necesario sostener la industria alcalaína con un fuerte impulso a la cultura, la educación, la Universidad y a todos los servicios que se mueven entorno a estos sectores. Y esta va a ser una de las claves de nuestro modelo, junto, sobre todo, las políticas sociales y de apoyo a los vecinos/as que peor lo están pasando y al desarrollo de nuevas formas de participación ciudadana. Digamos que nosotros sí tenemos claro el modelo de ciudad.

Por otra parte, este fin de semana la militancia del PSOE apoyó de forma clara la candidatura de hombres y mujeres que serán los que lideren el CAMBIO que nuestra ciudad necesita a partir del próximo mes de mayo, una lista que tengo el honor de encabezar. No puedo más que dar las gracias por un apoyo que, además, fue superior al de la candidatura hace 4 años, y en un proceso en el que participó un 30% más respecto a 2011. Digamos que además de un Proyecto,ahora también tenemos un Equipo.

Durante las próximas semanas vamos a seguir trabajando barrio a barrio, calle a calle, escuchando a los vecinos y construyendo junto a ellos las bases de un proyecto de cambio que aúne corazón y cabeza, que afronte los retos de cambio que nuestra necesidad necesita y demanda a voces. No es una novedad. Llevamos tres años en este camino. Y aquí entra en juego la condición que faltaba para diferenciar a aquellos que hacen del Cambio una vocación y un compromiso: lacredibilidad. La que nos hemos ganado semana a semana, mes a mes, año a año estando trabajando con los vecinos y vecinas allí donde estaban los problemas y las soluciones. Y esto no hay nadie capaz de negarlo.

El próximo mes de mayo tenemos una oportunidad para CAMBIAR Alcalá y hacerlo de verdad, a fondo. Sin experimentos, pero con la fortaleza de un pasado que demuestra que el PSOE de Alcalá ni ha tenido, ni tiene, ni tendrá nunca miedo a Gobernar el cambio y hacerlo en circunstancias difíciles.

¿Acaso alguien dijo que iban a ser fáciles aquellos sueños de los años los ochenta en los que se consiguieron avances que hoy son una realidad como, por ejemplo, el Hospital Príncipe de Asturias?

Es hora de ser  valientes, de hacer POLÍTICA desde el diálogo y por la ciudad, una ciudad, la nuestra, que lo merece y que necesita una OPORTUNIDAD. Una oportunidad que está única y exclusivamente en manos de los alcalaínos y las alcalaínas.