Etiquetas

, , , ,

Esta mañana se ha celebrado una reunión monográfica sobre la Tercera Ciudad Deportiva, solicitada desde hace tiempo por Izquierda Unida. En ella el PP ha anunciado que tiene intención de abrir sólo una parte de la misma, ya que es imposible abrirla al completo.

Para Daniel Ortega, concejal de Izquierda Unida “ha quedado demostrado la incapacidad del gobierno para la puesta en marcha de un servicio que llevan esperando años los alcalainos. Y además, han sido unos irresponsables al asumir un edificio sin el material suficiente para su apertura y al que va a tener que hacer frente este ayuntamiento” Desde Izquierda Unida siempre hemos defendido una gestión 100% pública. Sin embargo, el PP sigue apostando por una gestión en la que algunos servicios como la zona de fitness o las actividades acuáticas estén privatizadas. Apostamos por una recuperación de los servicios privatizados en este ayuntamiento, incluidos los de las Ciudades Deportivas, por lo tanto nuestra organización estará completamente en contra. Pilar Fernández, portavoz municipal de Izquierda Unida, ha criticado por su parte la política de traslados de trabajadores municipales: “Lo que el PP está haciendo es desvestir un santo para malvestir a otro, como ya dijimos hace unos días; porque lo que va a conseguir es que prestaciones tan importantes como el Parque Municipal de Servicios y las Ciudades Deportivas de El Val y de El Juncal se queden mermadas por el traslado de personal de esas instalaciones”.

 

El PP ha sido un completo irresponsable al no haber exigido a la Comunidad de Madrid la entrega de unas instalaciones completamente vestidas y tendrán que ser ahora los vecinos de Alcalá de Henares, a través del presupuesto del Ayuntamiento y del Organismo Autónomo Ciudad Deportiva los que tengan que asumir los gastos para el revestimiento de las instalaciones. “Es decir, se va tener que detraer de un presupuesto lo suficientemente mermado el dinero que tendría que haber puesto encima de la mesa la Comunidad de Madrid. Suponemos que el alcalde de Alcalá, Javier Bello, tendrá que contentar a Ignacio González, Presidente de la Comunidad de Madrid, ahora que llegan las elecciones municipales; pero que no utilice los recursos públicos para satisfacer a “sus mayores”. Su obligación como alcalde es defender los intereses de los vecinos y por lo tanto lo que tiene que hacer en cada ocasión que le vea es el exigir que de a los alcalainos lo que se había comprometido”