Etiquetas

, , , ,

El PP da un nuevo paso en su política de pandereta, intentando que los municipios de la zona sufraguen los gastos corrientes de las instalaciones del Banco de Alimentos. Pilar Fernández, portavoz municipal de Izquierda Unida, ha recordado que “el gobierno de Javier Bello debería atender a los vecinos de Alcalá, resolviendo sus necesidades más urgentes y no evitándolos, y utilizando los recursos públicos para pagar los gastos de entidades que ya están bien cuidadas por organizaciones ultrarreligiosas como el Opus Dei” En la pasada comisión de Desarrollo Social y Acción Ciudadana, la concejala de Servicios Sociales anunció una reunión con sus homólogos de otros municipios con el fin de hacer frente a estos gastos. “Criticamos esta actitud demagoga y oportunista, ya que para los verdaderos problemas de los vecinos no se ha anunciado ningún tipo de reunión ni de medida que lograse que la pobreza energética, los desahucios, la falta de recursos para hacer frente a gastos básicos, y otro gran número de necesidades de los vecinos fuesen de alguna manera abordados”.

Izquierda Unida apuesta por unos Servicios Sociales fuertes, con capacidad de hacer frente a todas aquellas problemáticas que cada día tienen que atender. Sólo a través de una administración fuerte y con recursos suficientes, seremos capaces de atender en buenas condiciones a las familias alcalaínas. “El PP prefiere hacer política de caridad casi en exclusiva, con el único objetivo de dejar de hacer frente a sus obligaciones como gobierno y recordándonos épocas en las que la misericordia, la compasión, las casas de pobres, etc… estaban a la orden del día. Esa es la receta de la derecha: la caridad. Mientras, otros creemos en la dignidad de las personas, en el reconocimiento de derechos y en la responsabilidad de gobernar haciendo frente a los problemas gestionando desde lo público”, ha señalado Pilar Fernández. Por ello, la cesión de una parcela al Banco de Alimentos durante los próximos años es un regalo más que suficiente por parte del PP, que ahora, además, quiere sufragar los gastos corrientes de esta organización, mientras que no paga el agua y la luz a las familias que no pueden hacer frente a ellos.