Etiquetas

, ,

He leído el artículo publicado éste fin de semana por Alcalá Digital, y la verdad es que me ha llamado la atención la acertada reflexión a  la que llega el autor.

¿Elegimos nosotros a nuestros políticos?

Durante este otoño se está procediendo a la elección de buena parte de los cabeza de lista a nuestro ayuntamiento durante la próxima legislatura. ¿Novedades?, Pues Javier Rodríguez Palacios encabezará la candidatura socialista, de igual manera que ya lo hizo en 2007, y también de igual manera que lo hizo en 2011. Pilar Fernández será también la candidata de Izquierda Unida, como también lo hizo en 2011, y formará parte de una lista en la que su culo lleva puesto de alguna u otra manera…….. ¿Desde cuándo? ¿20 añitos?

Anselmo Avendaño también ha manifestado su voluntad de renovar y concurrirá a un “democrático” proceso interno – digo democrático porque el propio Anselmo reconoce que para poder formar parte de UPyD hay que pasar un examen de castidad, vamos que cualquiera no llega a UPyD y se afilia, aunque luego resulta que buena parte de sus cuadros y militantes son “ex” de otros partidos -, en el que los poco más de 40 afiliados de la formación magenta elegirán el cabeza de lista de un partido que concurrirá con opciones de obtener representante en el ayuntamiento.

El colmo de los colmos, lo representa Javier Bello, al que la “política” le ha permitido ser Alcalde sin que los alcalaínos lo hayamos elegido en las urnas. Creo que hoy no estoy de humor para analizar la situación en la que Javier Bello ha situado a la ciudad, y por eso no lo voy a hacer, pero está claro es que si la ciudad está como está, se debe exclusivamente a todos nuestros políticos, a unos, y a otros.

Pilar Fernández Herrador ha mareado lo que ha podido con mociones de censura, investiduras y derivados, pero la ciudad está como está, y ella tiene su responsabilidad, ¿Cree alguien que tiene que seguir siendo representante de los complutenses?: Setenta  personas que votaron este fin de semana y que han permitido que Pilar vuelva a ser la cabeza de una lista que les será presentada a los ciudadanos que no podrán elegir entre mucho más – ya veremos qué pasa con Podemos y Equo-.

Javier Rodríguez Palacios no ha suscitado hasta ahora – dudo yo que lo vaya hacer- la simpatía del electorado complutense, y ha perdido una, dos y todo apunta a que perderá una tercera vez – otra cosa es que los vericuetos electorales le permitan formar gobierno a la tercera que es la vencida-. ¿Debe Javier Rodriguez ser cabeza de cartel cuando su máxima aspiración consiste en formar un  gobierno endeble y en minoría ?¿ Puede aspirar Javier Rodriguez a ser el principal referente de los complutenses?

Y Anselmo Avendaño ¿Qué pasa con Anselmo? Evidentemente Anselmo se vende como un Apóstol de la castidad, pero Javier Bello es Alcalde gracias a él. ¡¡¡Que sí!!!, ¡¡¡que sí!!! que Anselmo dice y repite que le engañaron…………. Bueno ¿Le engañaron, o fue tan lila que se dejó engañar? Los que seguimos la politiquilla local, tuvimos ocasión de comprobar cómo en los días previos a la investidura de Javier Bello como Alcalde, Anselmo Avendaño fanfarroneaba en este mismo panfleto con su posición de fuerza – pese a qué en la ciudad era vox populi la escasa credibilidad del ahora titular del Convento-.

Cierto, Avendaño puso la mano en el fuego y Bello se pasó “el papel que todo lo soporta”, por ahí……………………..;pero la bisoñez de Avendaño la estamos pagando todos nosotros. Aun así y a pesar de que Anselmo Avendaño ha hecho propósito de enmienda por sus errores, no tiene inconveniente en postularse para seguir aspirando a vivir de lo público. ¿Por qué no deja Avendaño paso a otros? UPyD es uno de los partidos con una de las canteras más jóvenes ¿Pretende Avendaño perpetuarse para ajustar cuentas del pasado? ¿Va a acertar ahora Anselmo Avendaño en su elección? ¿Votará Anselmo Avendaño la próxima investidura  basándose en criterios objetivos? ¿O se dejará llevar por la subjetividad del despecho?

Con esto quiero decir – siguiendo la reflexión hecha tras la lectura del artículo publicado por Alcala Digital-, que mucho bla, bla, bla y luego no podemos opinar sobre nuestro futuro. Los políticos nos pedirán acudir a votar – votar es una fiesta de la democracia, cierto, yo siempre voto aunque sea en blanco -, pero votar ¿Qué?, ¿Lo que los propios políticos nos dan hecho y servido?

Es unánime en la sociedad el pensamiento de que hay que cambiar la política, y Alcalá de Henares es el paradigma de ciudad en la que la política necesita un revulsivo. Creo – y yo creo que lo creen todos los alcalaínos- que los cambios que necesita Alcalá, empiezan por cambiar las caras de los políticos que – por acción u omisión- la han llevado a la situación en la que se encuentra. Muy mal por todos estos políticos que aspiran a perpetuar todo aquello que ellos mismos critican.

¿Qué ilusión puede despertar en el electorado complutense que Avendaño, Fernández o Rodríguez Palacios sean de nuevo los primeros espadas de la política local?

Yo creo que ninguna.

Lo de siempre

Tenemos lo que nos merecemos

El alcalaíno impenitente

elalcalainoimpenitente@outlook.es