Etiquetas

,

La verdad, es que con tanto currelo que me da el Alcalde accidental no elegido en las urnas y su siempre efervescente laboratorio de Jaimitadas,  tenía dejada a la izquierda local dejada desde hace un tiempo, tiempo en el que ésta – la izquierda- se ha movido muy mucho.

Lo mejor de todo ha sido el “Ganemos” de Pili. ¡Vaya con Pili! , hace como aquel dice dos días que la politóloga no tenía problema en firmar un manifiesto con sus compañeros de los madriles diciendo: ¡Que somos I.U!¡ Que no queremos mezclarnos con nadie!; para en un abrir y cerrar de ojos montar un “Ganemos Alcalá”, mutas mutandi que se dice, pero que en un pis pas.

Y encima va Pili y casca en una emisora de radio que no tiene ningún problema en no ser la cabeza de lista de la hipotética coalición. Naaaaaaaaa, ningún problema, ya tenemos puesto para Pili en una eventual candidatura del “Ganemos Alcalá”. Pili Fernández Herrador ocuparía el puesto 16 de la hipotética candidatura en unas negociaciones que discurrirían marcadas por el sentido común.

Pues ya está. Ya tenemos lista para el “Ganemos Alcalá de Pili”. Los cuatro primeros de la lista serán del “Podemos”, los tres siguientes del “Equo”, y de ahí en adelante hasta el 27 los puestos serán cubiertos por los chicos de I.U, con Pili ocupando ese meritorio 16. Seguro que la bondad y el buen saber de Pili facilitan una lista de consenso basada en esas premisas.

No hay problema, la izquierda se entenderá y todos contentos y felices, frotándose las manitas para rozar el Despacho principal del Convento de Agonizantes.

Un poquitín menos a la izquierda, tenemos al Chaval del San Gabriel, y aquí tenemos que determinar si Javier Rodríguez Palacios hará bueno su “Alcalá bien no vale una misa”, por lo menos tal y como hasta ahora lo ha ido llevando el muchacho.

No soy yo quien tiene que tocar la fibra sensible del edil complutense, ¡¡¡Coñooooooó pero hay unos mínimos!!!, y más teniendo en cuenta que por la ciudad circulan fotillos de Javier en la Iglesia de Santa María de nuestra ciudad con los brazos en cesta en el verano de 2006, cuando ya había sido designado candidato socialista. Ahora le vemos pancarta roja en ristre, dirigiéndose al Palacio Arzobispal pidiendo árnica contra el mismísimo Obispo – el que no tuvo inconveniente en querer ser uno de ellos-.

Javier ha vadeado bien todos los problemas y ha conseguido reafirmarse como candidato. Dicen que a la tercera va la vencida, ¿será?,. Pero si lo que se produce es una tercera derrota, Javier Rodríguez Palacios deberá dimitir la misma noche electoral, porque más de lo mismo genera lo que tenemos, políticos ineficaces que lo único que pretenden es perpetrarse en la poltrona por el sueldo. Evidentemente el no tener un currelo alternativo del que valerse, condiciona muy mucho las decisiones de cada uno.

Además Javier Rodríguez Palacios – de no cambiar nada, ya veremos – puede tener – sólo el tiempo lo dirá- en frente una bicoca como nadie la ha tenido nunca; y un contrincante así, sólo sale uno cada tres generaciones, así que si Rodríguez perdiese sólo tendría un camino…….. a casita ¿Alguien se lo cree?

 

Lo de siempre

Tenemos lo que nos merecemos

El alcalaíno Impenitente

elcalainoimpenitente@outlook.es