Etiquetas

, , ,

Este lunes, coincidiendo con el comienzo del nuevo curso, ha abierto sus puertas el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación de la Universidad de Alcalá, un espacio en el que se ubicarán gran parte de los fondos bibliográficos y servicios bibliotecarios del Campus Ciudad, pero también otros servicios que facilitarán la actividad docente e investigadora, y la atención a la comunidad universitaria.

Con la apertura del CRAI la UAH da un salto cualitativo y cuantitativo en la mejora de sus servicios, ya que se trata de un nuevo modelo de convergencia que dará soporte y apoyo a la enseñanza, el aprendizaje y la investigación, y que va mucho más allá del concepto de biblioteca tradicional.

El CRAI pondrá a disposición de sus usuarios más de 140.000 volúmenes de acceso directo, distribuidos por áreas temáticas (Artes y Humanidades, Arquitectura, Ciencias Sociales y Ciencias Jurídicas, fundamentalmente), y se convertirá en el centro bibliotecario de referencia del Campus Ciudad, además de prestar apoyo a toda la comunidad universitaria.

Inicialmente, los usuarios podrán acceder a la consulta y préstamo de libros y en las próximas semanas se irán activando el resto de servicios previstos. La UAH ha realizado un enorme esfuerzo durante este último mes para tener a punto el CRAI al inicio del presente curso con el menor contratiempo posible para los usuarios de la universidad. Para ello, ha sido necesario trasladar más de 10.000 volúmenes al día durante este último mes (300.000 volúmenes en total). La puesta en funcionamiento del CRAI desde el comienzo del curso ha sido posible  gracias al esfuerzo del personal de Biblioteca, Oficina de Gestión de Infraestructuras y Mantenimiento, Servicios Generales, Oficina Tecnológica, Servicios Informáticos, Servicio de Compras e Inventario, y Servicio de Contratación, entre otros.

En la planta baja se han establecido los servicios de atención al usuario y los espacios para la generación y utilización de contenidos multimedia, que estarán operativos próximamente. También se podrá acceder aquí a las secciones de novedades, publicaciones divulgativas y de interés general, y a la colección de ocio.

En la entreplanta estarán expuestas las colecciones de referencia básica, mientras que en las plantas primera y segunda se han instalado los manuales y las monografías especializadas, por orden temático.

La 3ª planta, bajo cubierta, se ha reservado para la investigación, con salas individuales y de trabajo en grupo. Aquí se ubican también las publicaciones periódicas y de referencia especializada, además del Centro de Documentación Europeo.

Inicialmente se han habilitado casi 1.200 puestos para los usuarios del CRAI, lo que duplica la capacidad que tenían anteriormente todas las bibliotecas del Campus Ciudad juntas. En las salas del CRAI habrá un puesto por cada 3,7 potenciales usuarios, una ratio muy superior a las recomendaciones bibliotecarias más exigentes, que aconsejan disponer de un puesto por cada 5 potenciales usuarios.

Instalaciones polivalentes y adaptadas a las necesidades de personas con discapacidad

La apertura del CRAI responde a la política de  fomento de la calidad que la Universidad viene desarrollando en los últimos años en distintos ámbitos, como evidencia, por ejemplo, la obtención del Sello de Excelencia Europeo 400+ por parte de la Biblioteca Universitaria.

Asimismo, una de las características más destacadas del CRAI dentro de esta política de fomento de la calidad es el carácter polivalente de las instalaciones, adaptadas a las distintas necesidades de los usuarios y alineadas con las nuevas metodologías de enseñanza y aprendizaje propias del Espacio Europeo de Enseñanza Superior, que promueven un aprendizaje autónomo y colaborativo. Así, junto a los puestos de lectura tradicionales, se han habilitado salas de estudio individual, pero también espacios para seminarios, trabajos en grupo y otras actividades formativas.

Además, el CRAI cuenta con una zona de trabajo y estudio que podrá ser utilizada durante las 24 horas del día, y que se pondrá en funcionamiento próximamente, pudiendo habilitarse puestos de trabajo adicionales en caso necesario.

Asimismo, se ha hecho un esfuerzo para que todas las instalaciones puedan ser utilizadas por aquellas personas que sufran algún tipo de discapacidad, adaptando, por ejemplo, la altura de todos los puestos de trabajo a las personas que necesitan utilizar una silla de ruedas o instalando lectores de braille y otras soluciones tecnológicas especializadas en todas las plantas.

En las próximas semanas se organizarán jornadas de puertas abiertas, con el fin de que los ciudadanos interesados, y los propios miembros de la comunidad universitaria, puedan conocer de primera mano los detalles de este proyecto.

Algunas cifras

El CRAI dispondrá de más de 600 puestos de lectura repartidos en 3 plantas, 20 salas de trabajo en grupo, 10 despachos individuales para investigadores, 5 salas multimedia adaptadas para multiconferencias y visionados, una veintena de ordenadores para consultar el catálogo y casi 200 ordenadores para uso individual, así como 5 máquinas de autopréstamo y autodevolución, entre otros servicios.

Con una superficie construida de casi 11.500 m2, la inversión total ha ascendido a 13 millones de euros, sufragados por el Consorcio Urbanístico La Garena –constituido por el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid- y la Universidad de Alcalá.

Una obra cuidadosa con el patrimonio y el medio ambiente

La construcción de este nuevo edificio de la UAH cumple los criterios de respeto y recuperación del patrimonio histórico que priman en todas las actuaciones que desarrolla la Universidad. Por otra parte, las instalaciones son muy versátiles y están diseñadas de modo que permitan un uso polivalente. El edificio está basado en los principios básicos de sostenibilidad medioambiental, es compatible con la utilización de energías alternativas y tiene la máxima calificación energética posible (A). Asimismo, se han aplicado criterios de minimización y simplicidad de las operaciones de mantenimiento y conservación del edificio, lo que posibilitará futuras ampliaciones sin afectar al funcionamiento regular del CRAI.