Etiquetas

,

Los socialistas preguntaron hoy en la Asamblea de Madrid al Gobierno Regional las iniciativas puestas en marcha para impulsar la apertura de la Ciudad Deportiva de Espartales. Cuando se cumplen cinco años del acto de colocación de la primera piedra y casi tres desde que finalizaran las obras de la Primera Fase tenemos hoy «una Ciudad Deportiva sin deportistas«

El diputado socialista Jesús Dionisio preguntó hoy en la Comisión de Educación y Deportes de la Asamblea de Madrid al Gobierno Regional sobre la situación de la Ciudad Deportiva de Espartales de Alcalá de Henares y las iniciativas que están tomando para impulsar su puesta en marcha. El Gobierno Regional, a través de Carmen Castell, Directora General del Instituto Madrileño del Deporte (IMDER), respondió al diputado socialista que las acciones llevadas a cabo «han sido cuantas han sido necesarias» durante «un largo proceso» en el que «no han dejado de trabajar«, sin aportar datos concretos y muchos menos una fecha estimada de apertura.

Por su parte, Jesús Dionisio destacó durante su intervención que la gestión del Partido Popular en «todo este proceso ha sido un auténtico despropósito de incumplimientos sistemáticos desde 2003 hasta hoy«. Dionisio denunció además que el Gobierno Regional «no respeta ni ha respetado al Pleno Municipal de Alcalá de Henares» encubriendo, además, la gestión del Ex Consejero de Deportes,Alberto López Viejo, hoy imputado en la Trama de corrupción Gürtel. El diputado socialista afirmó que el Gobierno Regional «oculta y miente» para tapar «las barbaridades hechas en las modificaciones sucesivas del Proyecto de la Ciudad Deportiva de Espartales de Alcalá de Henares» y los aumentos injustificados en los costes de unas obras adjudicadas en 18.799.291,79 euros por López Viejo y ampliadas posteriormente por el hoy Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en 7.034.470,46 euros; todo ello a pesar del Dictamen del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, en el que alertaba que se habían producido graves «irregularidades en el desarrollo de la obra y exigía que se adoptaran medidas para exigir responsabilidades administrativas». Jesús Dionisio destacó además que estas obras fueron aprobadas bajo el mandato de López Viejo, algo que ofrece «pocas garantías de honestidad y claridad«. Pese a ello, el Gobierno Regional no sólo no aportó datos ni admitió error alguno en todo el proceso, sino que admitió que las obras no han sido recepcionadas y que están aún hoy pendientes de una auditoría de las obras  previa a decidir el régimen de su futura gestión, que dejan claramente la puerta abierta a su próxima privatización.

Por su parte, el concejal socialista Alberto Blázquez, que estuvo presente en la Comisión de la Asamblea de Madrid donde se abordó esta situación lamentó que «ante un proyecto tan importante para la ciudad y que los vecinos llevan esperando más de 11 años, nadie del equipo de Gobierno del PP de Alcalá se haya preocupado en venir hoy a la Asamblea par defender la posición de nuestra ciudad y desbloquear la situación actual«. Blázquez señaló además que la respuesta dada desde el Gobierno Regional «nos parece una auténtica vergüenza, admitiendo ahora que ni siquiera se han recepcionado las obras» y destacó que «el silencio del Equipo de Gobierno de Alcalá es lamentable, incapaz de defender a nuestra ciudad ante unas palabras que suponen una auténtica tomadura de pelo a nuestros vecinos y vecinas«.  Blázquez manifestó que han pasado ya más de cinco años del acto de colocación de la primera piedra por parte del «trío de Espartales» (Esperanza Aguirre, Bartolomé González y Alberto López viejo) y casi tres años desde que se finalizaran las obras de la Primera Fase y «nos encontramos ante una Ciudad Deportiva sin deportistas, con unas instalaciones deportivas que cada día que pasa se van deteriorando«. El edil anunció que «seguiremos trabajando para conocer la verdad sobre lo que ha sucedido con este proyecto y para exigir que se abran de una vez las instalaciones y que se hagan, además, con una gestión pública y municipal como las ciudades deportivas de El Val y El Juncal y rechazando las intenciones del PP, como hoy ha quedado claro, de privatizar su gestión«.