Etiquetas

Javier Bello, ha inaugurado este mediodía una nueva exposición temporal en el Centro de Interpretación “Los Universos de Cervantes”, que se podrá visitar hasta el próximo mes de junio.

El pasado año se inició en “Los Universos de Cervantes” la musealización del libro ‘Alcalá de Henares en la Literatura Española de la Edad Dorada’ que, editado por el Centro de Estudios Cervantino, recoge un trabajo de investigación de la Universidad de Alcalá realizado por Germán Marquínez, quien ha participado en el acto. Javier Bello ha estado acompañado, entre otras personas, por los ediles Gustavo Severien y Dolores Cabañas, y por Asela Sanz y Marita Oñoro, comisaria y coordinadora del Centro, respectivamente.

Tras la musealización de los tres primeros capítulos ex los que se exponía Alcalá en la Picaresca, en la Obra Cervantina y el Quijote apócrifo de Avellaneda, ahora se exponen piezas vinculadas a los capítulos  “Alcalá de Henares en la hagiografía clásica” y “El común de los mortales en la compleja sociedad alcalaína” de los siglos XVI y XVII, con una vista de la Alcalá de la época e, incluso, el padrón de habitantes de la época.

El Centro de Interpretación Los Universos de Cervantes está abierto de martes a domingo, de 10:30 a 13:30 horas y de 17:00 a 20:00 horas; la entrada es gratuita. Desde su apertura en el año 2006, el Centro de Interpretación, que contiene una exposición permanente además de las muestras temporales, ha recibido cerca de 500.000 visitantes.

Santos Niños y San Félix de Alcalá

La Sala I está dedicada al ámbito civil y la literatura sobre los Santos Niños Justo y Pastor (patronos de Alcalá de Henares) y San Félix de Alcalá.

Entre las piezas expuestas, destacan pinturas del siglo XVII que representan a los Santos Niños o sendas tallas de madera policromada (s.XVI), también de los mártires Justo y Pastor.

Entre la bibliografía recogida en la muestra figura la obra que sobre su vida y martirio escribió Ambrosio de Morales (s.XVI) y textos de los siglos XVII y XVIII que recogen la reversión de las reliquias a Alcalá tras el largo periodo que estuvieron en Narbona (Francia) y Huesca, así como varios laudatorios de Lope de Vega.

Los tres santos legos

La segunda sala está dedicada a “Los tres santos legos”: el Venerable Hermano Francisco, el Beato Julián y San Diego de Alcalá.

Hay una importante pintura de San Diego y dos cuadros procedentes del retablo de la iglesia franciscana de Santa María de Jesús, en la que estuvieron Julián y Diego. Se exponen también dos tallas, una de San Diego (s.XVII) y otra del Hermano Francisco, así como una transparencia de la lápida del primer sepulcro de San Diego en el convento de Franciscanas de Santa Úrsula, de Alcalá (su cuerpo incorrupto está sepultado en la actualidad en la Catedral Magistral, donde se expone para su veneración cada 13 de noviembre).

Los santos académicos

La tercera sala corresponde a los “santos académicos”. Reúne bibliografía sobre tres santos jesuitas: San Ignacio de Loyola, que trabajó activamente en Alcalá antes de fundar la Compañía de Jesús; San Pedro Fabro, que sugirió a san Ignacio la creación de un colegio en la ciudad complutense y buscó la financiación para ello; y el Verable Padre Vitores, que además de impartir enseñanza universitaria, se alojó –como San Ignacio-, en el Hospital de Antezana.

También hay referencias a Santo Tomás de Villanueva, primer alumno de la Universidad de Alcalá elevado a los altares, a San Juan de Ávila -que editó en Alcalá su gran Obra- y a San Juan de la Cruz.

Aportaciones particulares

Los fondos expuestos han sido cedidos por la familia López Revilla, Vicente Sánchez Moltó, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Alcalá, Servicio Municipal de Archivos y Bibliotecas del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, José Félix Huerta Velayos, Franciscanas de Santa Clara, Franciscanas Concepcionistas de Santa Úrsula, Compañía de Jesús, Cofradía del Cristo de los Doctrinos, Sociedad de Condueños, Fundación de Antezana, Santa Iglesia Catedral Magistral y Ayuntamiento de Medinaceli.

Las fotografías son de Mousée de Narbonne, Diocesano de Huesca y de Baldomero Perdigón. Los grabados incluidos en la exposición pertenecen a F. Pintado Sanz y Vicente Sánchez Moltó.