Etiquetas

,

Ofuscado me he quedado al leer la última iniciativa concertada entre Pilar Fernandez y Javier Rodriguez. Quieren que el gobierno del país de marcha atrás en su ley de reforma de administración local.

Hasta ahora Javier tanto Rodriguez como Fernández percibían una remuneración de ochenta y algún mil euros, bastante más que cualquiera de los diputados en Cortes en nuestro País, de ahí que como su trabajo en Alcalá pasa en buena medida desapercibido, hayan acordado sin problema, dar el “salto” a la política nacional – remunerados por los alcalaínos- para conseguir, ellos solitos, lo que sus formaciones han sido incapaces de conseguir en el hemiciclo de la carrera de San Jerónimo.

De ahí que unos y otros, se hayan puesto de acuerdo para sumarse a la iniciativa de otros 3.500 ayuntamientos, que hábilmente dirigidos por sus jodidos políticos – evidentemente que nos rasquen el bolsillo nos jode a todos-, para chinchar, y crear trabajo legislativo.

Ahí es nada, cuando nos tocan el salario, es cuando decidimos tocar las pelotas. He leído la ley de reforma de la Administración local. Cómo todas las leyes, implica que unas cosas nos gustarán a unos y otras les gustarán a otros, pero lo que nadie le puede quitar a la ley, es que supone fin a muchos desbarajustes existentes en las Administraciones Publicas locales.

Como el coche está nuevo hay que arañarlo. Los munícipes españoles han disfrutado de una importante autonomía durante muchos años. ¿Alguién sabría indicarme en beneficio de qué ha revertido esa autonomía?¿ Ha revertido en beneficio de los ciudadanos?o¿ Ha revertido en beneficio de los políticos?

¿Alguien recuerda como en los 80 la Universidad se echaba a la calle reclamando autonomía universitaria?¿ En qué ha revertido la autonomía universitaria?. Pues en no demasiadas cosas buenas y en muchas malas, siendo el mejor ejemplo la endogamia en el profesorado que ha estrangulado una profesión – la de docente universitario- que no pasa por sus mejores momentos, debido generalmente a la escasa calidad de los docentes, ya que la endogamia ha supuesto estrangular a los brillantes, para beneficiar a “los pelotas”

2007 cotizó como administrativa en una conocida empresa de automatismos. El segundo, tras muchos años en la Universidad, encontró acomodo en una cooperativa agraria, que lo envió a Bruselas dónde rápidamente encontró el calor de la política.No quiero con esto desmerecer a ninguno de los dos portavoces, pero ninguno de los dos quiere volver a su anterior ocupación, y los dos aspiran a vivir de la olla común, sin haber sacado la pertinente oposición.

Si de algo estamos faltos en éste País, es precisamente de sentido común, y creo que la Ley de Reforma de la Administración local, será “menos mala”, para los españoles en general y para los alcalaínos en particular. En el caso concreto de los políticos y sus salarios supone un paso adelante, ya que regula los mega salarios, e impone el sueldo de Javier Bello.

Manda huevos que haya tenido que ser el Sr. Montoro, compañero de Partido del Sr. Bello el que haya tenido que entrar con la tijera, para que el chico tenga un salario acorde con su ciudad. Atrás quedan los años en los que Alberto Ruiz Gallardón quería crear un estatuto del político para honrar la profesión, y a la vez profesionalizarla evitando la entrada de “elementos indeseables”.  ¿ No es la política una vocación?¿Por que tienen que tener remuneración los políticos? ¿Por qué nadie quiere ser Presidente de la Comunidad de vecinos?¿ Por qué  cualquier aficionado quiere ser Alcalde?

Si no hubiera dinero de por medio, si que tendríamos buenos políticos, porque trabajarían vocacionalmente, y no como los de ahora, que – salvo honrosas excepciones que yo no encuentro- buscan única y exclusivamente su particular “climax”, cada vez que ven el ingreso de la nómina en su cuenta corriente. He leído como un forero consideraba que la ley de Reforma de a Administración supondría que únicamente los ricos se dedicarían a la política; craso error.  Siempre ha habido políticos, ricos y pobres, lo que no había habido hasta el actual periodo democrático era “aficionados a la política”,  que dinero mediante, han convertido a la clase política en lo que ahora tenemos.

Lo de siempre

Tenemos lo que nos merecemos

El alcalaíno impenitente.

elalcalainoimpenitente@outlook.es