Etiquetas

,

Fotografía: Charly Torres

Empezaron bien las cosas para los alcalaínos que en el primer saque ya habían recuperado el balón, buen síntoma. Después, alrededor del minuto 10, lograron su primera marca en jugada ensayada por medio de Mauri. A no ser que fuera bajo palos era imposible patear el balón para transformar así que el disparo posterior de Adri se quedó corto (0-5).

No tardó en responder Majadahonda que con su delantera se presentó en campo contrario donde lo estuvo intentando más de diez minutos. Pero la defensa alcalaína se mostró inexpugnable y no dejó entrar a los locales.

No fue hasta una jugada aislada, partiendo desde su campo, donde Majadahonda, a la salida de una melé anotó un ensayo bajo palos con transformación que dio la vuelta al partido (7-5).

Pero Alcalá necesitaba la victoria y tenía que cimentarla desde la primera mitad. Así su delantera, que estaba sufriendo en melé pero no en el juego abierto, finalizó por medio del capitán Eliseo un avance para poner de nuevo por delante antes del descanso (7-10).

Comenzaba la segunda mitad con Majadahonda volcado sobre terreno rival y Alcalá mostrando de nuevo una gran defensa. Pasaron los minutos y los rojillos se fueron para arriba hasta anotar un golpe de castigo (7-13).

Paradójicamente fue con esa ventaja cuando los alcalínos se hicieron dueños totales del partido. Primero Benito en jugada personal y después Kike al recoger una patada a seguir, que transformó Isma se fueron hasta el (7-25). Tal era el estado del terreno de juego a esas alturas que en el segundo ensayo el árbitro pitó balón anulado al confundir al jugador alcalaíno que había ensayado con un majariego por el barro de las camisetas. Afortunadamente se percató del error y decretó finalmente el ensayo.

Alcalá sufría en la melés y era Majadahonda quien tenía los balones pero ya estaba todo hecho y no quedaba tiempo. No fue hasta la última jugada en el balón por el lado cerrado cuando los locales anotaron su segundo ensayo para dejar el resultado final en 12-25.