Etiquetas

, ,

La reunión de la Junta de Gobierno del 3 de febrero del 2014, tratará el Pliego de condiciones para la contratación del Servicio Integral Municipal de Protección Animal de Alcalá de Henares, conocido como CIMPA.

En el Orden del día de la Junta de Gobierno del lunes, 3 de febrero, se recoge un punto en el que se valorará la «propuesta del Concejal Delegado de Medio Ambiente para la aprobación de los Pliegos de condiciones, que han de regir la contratación mediante procedimiento abierto, de la Concesión Administrativa del Servicio Integral Municipal de Protección Animal de Alcalá de Henares en el precio tipo de 96.800 €/año, que corresponden a 80.000 €/año más 16.800 €/año en concepto de I.V.A. Se propone asimismo, la autorización del gasto de la cantidad citada, la apertura del procedimiento de adjudicación y la aprobación del expediente de contratación».

Ricardo Rubio. concejal de UPyD considera que «el Pliego de condiciones ha sido realizado a medida de la actual gestora del CIMPA». En una primera valoración considera que las condiciones estipuladas contravienen el artículo 18 de la ley de protección animal de la Comunidad de Madrid que establece que, si existen Protectoras de Animales establecidas en el municipio, que quieren hacerse cargo del centro de protección animal, tienen prioridad sobre cualquier empresa.

Rubio valora muy negativamente que «el horario de atención al público los fines de semana es escaso, ya que solo estará abierto los sábados de 10:00 a 14:00. Todas las Protectoras de Animales, lo abren todo el fin de semana para fomentar la adopción, porque es cuando las familias tienen más tiempo para ir a visitar el centro». Asegura el concejal magenta que «no se pueden dar como mejoras para obtener la gestión del centro, las actividades que está haciendo en este momento la licitadora. ¿Que tiene que ver con la gestión del centro colaborar con asociaciones con discapacidad o los cursos a tenedores de animales domésticos? Se trata de un centro de protección animal por lo que las mejoras han de ser para que los animales, no para ofrecer más servicios con los que llevarse más dinero. Por otro lado, la clínica veterinaria ubicada en el centro, solo debería usarse para los propios animales del centro o para colaborar con Protectoras de Animales. Y no como una clínica veterinaria más, haciendo competencia desleal a las clínicas veterinarias que se pagan un local. El pliego de condiciones no dice nada al respecto, por lo que dejaran utilizarla como clínica veterinaria externa».

Finalmente, Ricardo Rubio considera que «se trata de un Pliego de condiciones preparado a medida de la actual empresa gestora del CIMPA».