Etiquetas

,

He seguido con atención la encuesta que los chicos de eldigitalcomplutense.es han publicado para determinar la elección del mejor Alcalde desde 1979.

Los resultados me han sorprendido la verdad, no eran los que yo me podía esperar. En primer lugar por la participación, ya que en los tiempos que corren, de completa y absoluta desidia política, me parece encomiable que más de 11.000 alcalaínos se hayan molestado en apretar la tecla.

Pero el mano a mano Curro-Bartolo, Bartolo Curro -tanto monta/monta tanto- si que ha sido realmente sorprendente. Las distancias entre ellos han sido mínimas en todo momento, aunque finalmente parece ser que el más reciente de los dos Alcaldes ha conseguido llevarse el gato al agua. 10.000 alcalaínos han considerado esa como su opción – la opción Curro/Bartolo-, obviando Alcaldes como Carlos Valenzuela o Florencio Campos – este último permaneció en la Alcaldía durante 8 años-. Allá cada uno con su conciencia, yo la mía la tengo bien tranquila.

Lo que tampoco me esperaba es que Javier Bello fuese a ocupar el último lugar de la clasificación, y mucho menos podía esperarme la forma y manera en como lo ha hecho. Apenas 27 votos – frente a losha rascado el actual titular del convento de agonizantes, y eso que es el beneficiario de las sinergias de ser titular del cotarro – clientelas, empleados municipales etc, etc, etc-.

Mal futuro tiene la ciudad con estos mimbres. En las elecciones a la presidencia del partido popular, Javier Bello obtuvo el respaldo del 12.5% de la militancia, y en esta encuesta únicamente ha conseguido 27 de los 11.202 votos – Bartolomé González ha obtenido 5470 y Curro 4383-. En invierno justificó el batacazo interno en la Asamblea local por el intenso frío, ahora resultará que sus partidarios habrán estado todo el día en el Ferial, y claro apretar la tecla entre cañita y cañita es harto complicado.

Ni la encuesta ni el cónclave interno pueden considerarse verdaderas elecciones, ya que en ambas los intereses se encuentran enmascarados. El anonimato se esconde en una encuesta digital, y otro tipo de intereses – clientelas, grupos de apoyo- encubren la elección interna de un Partido Político. Pero a nadie se le puede escapar que el actual Alcalde de Alcalá tiene un problema con los alcalaínos, o sencillamente, que son los alcalaínos los que tienen un auténtico problema con un Alcalde al que no han elegido en las urnas.

El Alcalde por accidente de la ciudad no le mola a nadie, y Alcalá clama contra un Alcalde que ha llegado a su puesto de manera poco ortodoxa y que se está cubriendo de gloria, tanto en la gestión como en el trato al ciudadano.

Lo de siempre,

Tenemos lo que nos merecemos.

El alcalaíno impenitente.

elalcalainoimpenitente@outlook.es