Etiquetas

, , , ,

Mas quisiéramos todos nosotros, que el excelente acero manchego fuese templado en nuestro municipio, nada más lejos de la realidad. Sin embargo, lo que si que se está paseando por nuestra ciudad es el instrumento templado, muy fínamente templado.

Primero fue la fiscalía del tribunal de Cuentas, que consideró que las cuentas de 2010, tienen alguna “pequeña pega”, que puede resultar ser delito contable. Por si fuera poco, la C.G.T, ha conseguido la admisión a trámite de una demanda por prevaricación que podría sentar en el banquillo a más de un ilustre político de la ciudad, a costa del tema de Promoción de Alcalá. Queda por determinar si los Baltares de turno, no sólo se incuban en Ourense.

Luego viene Izquierda Unida, que considera que Ramón Marcos se ha pasado dos pueblos al criticarles por no apoyar la moción de censura. Los de Pilar Fernández no entienden el clamor local que les critica por no haber querido levantar alfombras, y se han encontrado con una oposición popular que no esperaban. De ahí que hayan tenido que reaccionar rápido contra uno de los principales beneficiarios de su más que previsible descalabro electoral al no haber apoyado la moción de censura, una UPyD que ha llamado a los discípulos de Cayo Lara de todo, menos guapos.

Pero no nos engañemos, las puñaladas que hacen pupa de verdad, son las que a modo de Harakiri complutense circulan por la ciudad, sin hacer ruido, pero rompiendo nueces.

Cambiando el tercio, lo que me resultó sorprendente de verdad fue la conversación mañanera en el primer cafetito del día, el pasado Lunes cuando escuché comentarios de dos convecinos en la barra de una cafetería de barrio. En principio atribuí los comentarios y las risas al pedazo copón de licor de hierbas que entre pecho y espalda – eran las 7.30 de la mañana- se estaba entablillando uno de los contertulios. Sin embargo, al escuchar la charla – tengo que confesarlo- me sentí invadido por el mismo cosquilleo del que eran víctimas mis vecinos de barra, y participé con ellos de las risas.

Resulta que una de las últimas ocurrencias del Sr. Bello ha sido la de desarrollar un embarcadero en la Ribera de la finca de los García. Loable el empeño de fabricar un bosquecito, – el parque natural todavía tiene mucho recorrido inacabado- ¿Pero un embarcadero?, – ja, ja, ja reía profusamente el del licor de hierbas-.

Entendí las risas rápidamente; resulta que según este señor – el del copón-, nuestra ciudad no tiene una estación de autobuses digna con la que recibir al turismo propio de una ciudad patrimonio de la humanidad, un turismo con con ganas de dejarse los duros en la ciudad. Si un turista visita Alcalá, lo mismo se puede bajar en el Polígono Puerta de Madrid, que en la calle Brihuega: la sensación es la misma: das un salto y acabas en una acera cutre y sucia.

Visto lo visto, el del licor de hierbas, procedió a explicarle a su contertulio – que en este momento ya se reía también-, que el Sr. Bello había encontrado una solución muy lógica al grave problema turístico que padece la ciudad: el Ingeniero de Google que ha utilizado una semana de sus escasas vacaciones para visitar España, vendrá a nuestra ciudad en barcazas por el río Henares, desembarcará en el muelle/embarcadero de la Isla de los García, – inmortalizado como embarcadero Javier Bello– y luego habrá que darle un paseito en un típico burro complutense, hasta la plaza de Cervantes donde será agasajado por su extrema paciencia. ¡Claro! el viajecito ha tenido lo suyo.

Sólo el recuerdo de la conversación me vuelve a provocar sonrisa, y con esto quiero poner en cuarentena la última ocurrencia del de los 100.000€, y es que si los alcalaínos tenemos que soltar 100.000€ para tener esas genialidades, pues apaga y vámonos.

En conclusión, resulta que según Pablo Cavero – consejero de transportes de la C.AM- nuestro pueblo no tiene un chavo para hacer una más que necesaria estación de Autobuses, pero sin embargo, nuestro primer edil se pone a levitar sólo con estimar la posibilidad de levantar un embarcadero antes de acabar la legislatura.

Con sinceridad, espero que el del licor de hierbas tuviese tal melopea encima, que el chiste que escuché no fuese más que eso, un mero chiste, aunque con la tropa de Gilas que nos Gobierna, todo cabe en ésta ciudad.

No me quiero extender mucho más. Mi último cachete se lo suelto al concejal de España 2000, Rafael Ripoll. Ya lo he contado en otras ocasiones. La noche de las elecciones locales – en Mayor de 2011- casi entré en shock ante el resultado electoral, ¡¡¡ La extrema derecha en el Ayuntamiento!!! Me invadió el miedo, y en cierta manera la desesperación. Desde entonces he prestado profusa atención a todo lo que el Sr. Ripoll y sus muchachos han hecho, y pocas veces – creo recordar que sólo una- he podido criticarle.

He visto como Españoles en Acción se ha puesto en marcha, y he visto como todas las iniciativas de España 2000 – la inmensa mayoría llenas de un asombroso buen juicio y sentido común- han sido torpedeadas por los mas que “trabajadores” políticos locales,  que son expertos en hacer lo que tanto nos gusta a los españoles – ni comer ni dejar comer-. También he visto como poco a poco, España 2000 y el Sr. Ripoll se han ido haciendo un importante hueco en el panorama político local. Hasta ahí todo correcto.

Pero creo que estos éxitos han cegado al Sr. Ripoll, que quiere dejar de jugar en la política terrena, y no ha tenido otra ocurrencia más simple que pretender crear un Consejo Asesor de Turismo. ¡Sí señor!, uno de esos consejos donde se refugian una panda de paniaguados de cuello duro y corbata de seda, buscando vivir del cuento a costa de los cuatro duros que rascan vía dietas de asistencia, duplicando dos reuniones. Observatorios, Consejos asesores y tonterías varias han sido y son caldo de cultivo de la actual situación de España.

Mal camino el emprendido por el  Sr. Ripoll si lo que pretende es cambiar la política terrena en la que se conducía hasta ahora, y prefiere permutarla por la política de las alturas, la de los talentos que nos han arruinado a costa de querer parecer ser lo que realmente no somos.

Lo de siempre, tenemos lo que nos merecemos

El alcalaíno impenitente 

elalcalainoimpenitente@outlook.es