Etiquetas

, , ,

El viernes 19 de abril, a las 12.30 horas, será inaugurada, en la Sala de Exposiciones Santa María la Rica de Alcalá de Henares, una doble exposición de Agustín Sciammarella: ‘Cervantes y Cervantes’ y ’20 años en El País’, organizada por el Instituto Quevedo del Humor, la Fundación General de la Universidad de Alcalá y la Fundación Diario Madrid.

‘Cervantes y Cervantes’ es una colección de caricatura, a color, de los literatos galardonados con el Premio Cervantes, incluido el de este año, utilizando diversas técnicas pictóricas. Y ’20 años en El País’, producida con la colaboración de la Fundación Diario Madrid, recoge una pequeña muestra de las obras de Sciammarella, publicadas en ‘El País’ en los 20 años que lleva trabajando en este medio.

Esta doble exposición se realiza con la colaboración del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, dentro de su programa ‘Alcalá: ciudad de las artes y las letras’.

Agustín Sciammarella apareció hace veinte años por Madrid. Y lo hizo con sus pinturas, con sus pinceles, con sus materias, con sus colores, con sus contenidos, con sus intencionalidades. Aquel año de eclosión deportiva y expositiva que convirtió a España en un disparadero de acontecimientos para decir al mundo que la península ibérica era un punto geográfico que también podía tener un hueco en el Google maps, ese año taumatúrgico fue el elegido por Agustín para sus primeros trazos en nuestro país y ‘El País’ en particular.

Ahora, de la mano del Instituto Quevedo del Humor, de la Fundación General de la Universidad de Alcalá y la Fundación Diario Madrid, ofrece una antología de su obra ya convertida en magisterio, ya esplendor, ya reconocimiento. Sciammarella es un referente, es un hito, es un faro, en las páginas del periódico madrileño, donde sus figuras se cuelan por entre las galeradas, las cabezas del texto, los ladillos, y se apoderan de la composición y del diseño. Los ojos de los dictadores, las orejas de los políticos tránsfugas, la frente de un premio Nobel, o esas composiciones corales o de grupo que anuncian un número extraordinario de pensadores, de generaciones, de futbolistas triunfadores.

Fija el escalpelo en un detalle del protagonista, por ejemplo un ojo, y lo hace explotar en la mancha del periódico. Y del ojo pende toda la configuración corporal del destacado. Y el lector reconoce, asiente y admira, la intención de Sciammarella.