Etiquetas

,

Largo tiempo llevo ya sin aparecer por este rinconcito mío. Y es que la edad no perdona y cualquier virus te deja K.O por una temporada. De ahí que tenga tantas cosas que contar que realmente no sé por dónde empezar.

En primer lugar hablaré de los presupuestos locales.  Me hago eco de la opinión generalizada en la ciudad; nuestros dineros los gestiona un “talento natural”, que no es otro que el alcalde a dedo con el que el destino nos ha obsequiado el destino. No vamos a descubrir ningún misterio. El chico lleva trabajando en los presupuestos  de 2013 desde el pasado mes de Julio, pero todavía nadie sabe nada de ellos. Sin duda alguna, como son sus primeros presupuestos, no quiere tener mácula en su redacción, y a buen seguro les ha encargado a los monjes de la Abadía de Silos su elaboración, que la verdad sea dicha, los monjes burgaleses son hábiles amanuenses.

La explicación no se puede concebir de otra manera,  y cualquier otra versión caería en el saco de la interpretación partidista e interesada, porque nadie en su sano juicio puede entender lo que pasa con los presupuestos locales. Prefiero callarme mi respuesta porque en algún foro he leído alabanzas hacia mis letras, aunque según el adulador, a veces soy un poco soez, y si no me contengo, este sería uno de esos momentos en el que pondría tres tacos  de los gordos encima de la pantallita. ¡¡¡Flipo!!! Alcalá continúa con un presupuesto de gastos e ingresos diseñado a finales de 2010 que preveía ingresos próximos a los 200  millones de euros,  cuando los ingresos reales de 2013 no serán superiores a los 160 millones. ¡¡¡Muy sencillo!!! ……………………………………………..……… a cuadrar las cuentas a capón, que de eso ya sabemos un rato. De donde no hay………no se puede sacar.

El segundo tema del que me gustaría hablar es de la encuesta publicada por éste medio y en la que los alcalaínos han dejado de manera clara su opinión sobre el mamoneo Alcalde-empleados municipales. Pues sí, resulta que ser empleado municipal en nuestra casa común, es un chollo en la medida de lo mentecato que puede resultar el titular de la plaza. Lo que no entiendo, es que si esa es la opinión mayoritaria de los alcalaínos, ¿por qué una gran mayoría de los ciudadanos acudió a votar en las pasadas elecciones, sabiendo todos que el titular de la plaza va a ser un mamón conchabado con los curritos? No es excusa escudarnos en que los alcalaínos no han elegido al actual “mamón”, que fue designado por su predecesor. Creo que todos deberíamos madurar un poquito al respecto.

Sobre la moción de censura no podría dejar de opinar. Considero plausible un artículo publicado en su blog personal por el director de Portal-local, Diego Barcenilla, en el que estima que el tema de la moción está parado porque los socialistas quieren que Javier Bello sea el presidente del partido Popular en 2015, para así poder tener más fácil el acceso a la candidatura. Un pipiolo como Bello es una perita en dulce para cualquier contrincante electoral en igualdad de condiciones.

Pero el Sr. Barcenilla, a mi entender, no evalúa con suficiente nitidez que el Popular, quiere parecer ser un partido conservador, y como tal, las comisiones gestoras están a la orden del día. Y si no que se lo pregunten a Rosalía Rodríguez, que en el verano de 1994 vio como el sistema le levantaba la silla. Está claro que Javier Bello – con permiso de una ascendente Esther Hervás, y dependiendo de los acuerdos a los que llegue con el sector de Marcelo Isoldi- puede ganar las próximas elecciones locales del Partido, porque el peso del aparato es muy fuerte, pero claro y en botella que Bello no gana unas elecciones a presidente de Comunidad en un portal de 4 vecinos.

Capítulo aparte merecen las críticas que Marcelo Isoldi está recibiendo desde la prensa financiada con los impuestos de los alcalaínos. Se le ha tratado de desprestigiar, de calumniar etc, etc, etc. No tengo el gusto de conocer al Sr. Isoldi, pero viendo la saña empleada, llego a la conclusión de que el río, agua lleva  y ruge fuerte.

Continúa en la PARTE II

El alcalaíno impenitente.

Anuncios