Etiquetas

, ,

Pilar Fernández, portavoz del grupo municipal de IU,  ha presentado esta mañana las enmiendas elaboradas por el grupo municipal para corregir la propuesta de Ordenanzas Fiscales 2013 que el PP llevará al próximo pleno municipal.

“Izquierda Unida trabaja siempre con el mismo objetivo: reducir lo máximo posible la presión fiscal que soportan los alcalaínos y, al mismo tiempo, procurar los recursos económicos suficientes al ayuntamiento para hacer frente a las políticas sociales que atiendan las necesidades de los vecinos.” 

De esta manera, Pilar Fernández apuntaba lo que podemos considerar el eje fundamental de su propuesta: el mantenimiento de unos servicios públicos que den respuesta a la actual coyuntura económica de crisis. “A la hora de trabajar nuestro proyecto de Ordenanzas Fiscales 2013 nos hemos encontrado, básicamente,  con tres problemas. 

  • El primero, el corsé impuesto desde el pasado 30 de marzo con la aprobación del plan de ajuste municipal (recordemos, con los votos a favor del Grupo Popular y UPyD, la abstención del Grupos Mixto y PSOE, y el voto en contra de Izquierda Unida), que nos obliga a obtener unos ingresos más de 46 M€ en concepto de IBI.
  • El segundo, tratar de mantener y ampliar los servicios públicos que prestamos a los vecinos al mismo tiempo que aliviamos la presión fiscal que estos soportan desde el año 2009, ejercicio en el que entra en vigor la nueva ponencia catastral de valores.
  • Y tercero, teniendo en cuenta que este es el primer año de aplicación de un IBI por usos, tratar de ser lo más justos y equitativos posible a la hora de fijar los tipos diferenciados que se deben aplicar a los distintos usos, de manera que nadie resulte especialmente gravado y, a la vez, se mantengan los niveles de ingresos tributarios.”    

Pilar Fernández no ha querido dejar pasar la ocasión  para recordar la necesidad de la tantas veces reclamada nueva ley de Gobierno Local que defina las competencias propias y, por supuesto, financiación suficiente para realizarlas con suficiencia y garantías

Con  estas premisas, nuestra primera enmienda propone un tipo del 0,46% para el IBI residencial, es decir el que pagan los vecinos. La determinación de este porcentaje, y no otro superior o inferior, ha sido una dura y difícil decisión en la que hemos ponderado los tres problemas aludidos anteriormente, conjugándolos con los tipos más elevados que proponemos para los distintos usos con el fin antes apuntado de relajar la presión fiscal lo máximo posible y, al mismo tiempo, que contribuyan más aquellos que tienen una mayor capacidad  económica.

En consecuencia, nuestra segunda enmienda propone los siguientes tipos diferenciados:

  • Un tipo del 0,80% para las primeras 50 unidades fiscales de los siguientes usos: Almacén-Estacionamiento, Comercial, Ocio y Hostelería (15), Deportivo (12), Oficinas, Espectáculo (1) y Sanidad (18).
  • Un tipo del 0,75% para las primeras 10 unidades fiscales de uso Cultural y las 50 primeras de uso Industrial
  • Un tipo del 1,10% para los edificios singulares y los usos religiosos.

“El resto de las unidades de los mencionados usos, en aplicación del R.D.L. 20/2011 dictado por Rajoy, se gravarán al 0,4812%”.  

Una tercera enmienda propone incrementar los impuestos del 1,10% al 1,30%.a los bienes inmuebles de características especiales (BICES). Son aquellos que constituyen un conjunto complejo de uso especializado, integrado por suelo, edificios, instalaciones y obras de urbanización y mejora que, a efectos catastrales,  se consideran como unidad fiscal.

Con relación al IBI, llevamos también una bonificación del 50% por aprovechamiento de la energía solar y otra enmienda con un recargo de 50% para los pisos desocupados. “Entendemos que dado el gran número de desahucios que se vienen produciendo en los últimos años, los bancos se están convirtiendo en las principales inmobiliarias del país. Esas viviendas permanecen inutilizadas sin prestar ningún servicio social ni económico a la comunidad. De esta forma, al menos, el ayuntamiento recuperará una mínima parte de ese dinero para atender con ello las necesidades de los vecinos.

Las enmiendas 6 y 7 están relacionadas con el Impuesto de Actividades Económicas. Son bonificaciones para las empresas que se comprometan y adopten iniciativas que redunden en el bienestar de todos nuestros vecinos “por ejemplo, para premiar el aprovechamiento de energías renovables o bonificar a  aquellas que fomentan el empleo de medios de transporte más eficientes.”

La enmienda número 8 facilitará, siempre que sea técnicamente posible, el fraccionamiento de TODOS los impuestos entre los 12 meses del año.

Las dos últimas se refieren a la ordenanza nº 7, reguladora del  Impuesto  sobre el Incremento del Valor de los Terreno de Naturaleza Urbana. En una proponemos una bonificación del  95% de la cuota, y con el límite de 100.000 €. de valor catastral del terreno, en las transmisiones de terrenos y en la transmisión o constitución de derechos reales de goce limitativos del dominio, realizadas a título lucrativo por causa de muerte, a favor de los descendientes y adoptados, los cónyuges (o parejas de hecho, incluso del mismo sexo) y los ascendientes y adoptantes. Y en la número 10,  “una reducción del 60 por 100.” a la hora de determinar el valor del terreno en las transmisiones de los inmuebles para mitigar los efectos del incremento de los mismos por la aplicación de la nueva ponencia de valores de 2008.

“Todas las enmiendas que presentamos se dirigen a promover  las condiciones necesarias para, al finalizar la presente legislatura, reducir el tipo de gravamen del IBI al 0,40%.